Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Tan Diminuto, Tan Importante



¿Cómo algo tan diminuto puede resultar tan importante para alguien tan poderoso?

Pienso en esto, La Galaxia de la Vía Láctea o simplemente Vía Láctea es la galaxia espiral en la que se encuentra el Sistema Solar y, por ende, la Tierra. Tiene un diámetro medio de unos 100.000 años luz, estos son aproximadamente 1 trillón de km, se calcula que contiene entre 200 mil millones y 400 mil millones de estrellas.

La Vía Láctea forma parte de un conjunto de unas cuarenta galaxias llamado Grupo Local, y es la segunda más grande y brillante tras la Galaxia Andrómeda. La tierra, en este momento representa tan sólo un diminuto punto; pero no olvides el hecho de que hay aproximadamente 100 billones de galaxias en el universo, muchas compuestas de billones de estrellas. Y a la velocidad de la luz, llegarías a la galaxia más cercana en 2,000,000 años… y al grupo de galaxias más cercano en 20,000,000 años.

Resumiendo, el universo en tan inmenso que la tierra sería como una partícula de polvo, y entonces ¿el ser humano? Es casi casi un microorganismo en este vasto universo.

¿Cómo algo tan diminuto, mortal, ingrato, etc., resulta tan importante para Dios? Por su misericordia. Y es que permíteme recordarte que Dios te conoce por nombre, conoce tu corazón, conoce tus necesidades y anhelos. Y lo más importante, desea estar contigo. Eres tan importante que envió a Su Hijo Jesucristo para que pudieras conocerle, y hubiese una forma de poder tener una relación con Él, el Creador del Universo.
¿Qué son los mortales para que Tú, oh Dios, pienses en ellos? ¡Nada!, y sin embargo sí se ocupa de nosotros, sí está al pendiente de ti, porque te ama.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram