Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Aprende A Disfrutar La Vida

Día 50
Para Aprender A Disfrutar La Vida…
Evita Dar Excusas

Excusas nunca faltan, excelencia hace mucha falta. Seas estudiante o trabajes en un Corporativo, o seas ama de casa. Cualquiera que sea tu profesión, es tu responsabilidad, de nadie más, ser bueno en ello. Así haz lo que tengas que hacer, bien hecho.

Pero los seres humanos tenemos esa terrible tendencia de excusarnos, de culpar a los demás o a las circunstancias de lo que nos ha salido mal. Adán lo hizo cuando le falló a Dios, primero culpó a Dios mismo diciendo “la mujer que me trajiste” (como muchos de nosotros que decimos ¿por qué Dios es tan malo conmigo? Por algo que es resultado de nuestras propias decisiones) y luego culpando a la mujer, y la mujer lo hizo culpando a la serpiente. Pero tú y yo debemos aprender a aceptar nuestra responsabilidad y no dar excusas, sino soluciones.

Así que si el día de hoy ya estabas gastando tu tiempo tratando de inventar una muy buena excusa, ¡no lo hagas! Lo mejor que puedes hacer es: trabajar para solucionar lo que salió mal. ¡Ahora! Y es que los resultados y tu excelente trabajo, hablarán más fuerte que cualquier excusa que puedas dar. Y además, si te excusas, terminarás siendo “excusado”, y ya sabemos para qué sirve un excusado.

Así que el día de hoy dile al Señor: Dios, cada vez que cometa un error, quiero admitirlo. Ayúdame a no culpar a nadie ni dada por lo que me ha salido mal. Y cuando algo me salga mal, ayúdame a aprender de ello para no cometerlo más. En el nombre de Jesús. ¡Amén!

La gente arruina su vida por su propia necedad, y después se enoja con el Señor (Proverbios 19:3)
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram