Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

El Roi

El Roi
El Dios Que Me Ve
Conoce al Dios que Todo lo ve y que tiene cuidado de Ti

Lectura: Génesis 16:1-16
Sarai mujer de Abram no le daba hijos; y ella tenía una sierva egipcia, que se llamaba Agar. Dijo entonces Sarai a Abram: Ya ves que Jehová me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te llegues a mi sierva; quizá tendré hijos de ella. Y atendió Abram al ruego de Sarai. Y Sarai mujer de Abram tomó a Agar su sierva egipcia, al cabo de diez años que había habitado Abram en la tierra de Canaán, y la dio por mujer a Abram su marido. Y él se llegó a Agar, la cual concibió; y cuando vio que había concebido, miraba con desprecio a su señora. Entonces Sarai dijo a Abram: Mi afrenta sea sobre ti; yo te di mi sierva por mujer, y viéndose encinta, me mira con desprecio; juzgue Jehová entre tú y yo. Y respondió Abram a Sarai: He aquí, tu sierva está en tu mano; haz con ella lo que bien te parezca. Y como Sarai la afligía, ella huyó de su presencia. Y la halló el ángel de Jehová junto a una fuente de agua en el desierto, junto a la fuente que está en el camino de Shur. Y le dijo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde vienes tú, y a dónde vas? Y ella respondió: Huyo de delante de Sarai mi señora. Y le dijo el ángel de Jehová: Vuélvete a tu señora, y ponte sumisa bajo su mano. Le dijo también el ángel de Jehová: Multiplicaré tanto tu descendencia, que no podrá ser contada a causa de la multitud. Además le dijo el ángel de Jehová: He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción. Y él será hombre fiero; su mano será contra todos, y la mano de todos contra él, y delante de todos sus hermanos habitará. Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve (El Roi); porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve? Por lo cual llamó al pozo: Pozo del Viviente-que-me-ve. He aquí está entre Cades y Bered. Y Agar dio a luz un hijo a Abram, y llamó Abram el nombre del hijo que le dio Agar, Ismael. Era Abram de edad de ochenta y seis años, cuando Agar dio a luz a Ismael.


Reflexión 
En Génesis 16:1-16 podemos leer acerca de Hagar, la esclava de Saraí esposa de Abraham. En los tiempos antiguos, algo común era que cuando una esposa no podía tener hijos, se tomaba a la esclava de la mujer, para que pudieran tener un hijo. Así que se podía decir que Ismael, el hijo de Abraham y Hagar, podía ser considerado hijo legal de Sara. A Hagar e Ismael les hubiera ido muy bien si no hubieran olvidado su lugar. En vez de eso, miraba con desprecio a su ama Sara. Así que comenzó a ser aborrecida por Sara y finalmente expulsada. En medio de sus dificultades, Hagar conoció a El Roi, el Dios que conocía TODO, las circunstancias de su pasado, de su presente y su futuro.

Hagar pudo conocer en esa ocasión que Dios El Roi, Dios que lo ve todo, estaba al tanto de ella observándola y tenía un plan para bendecirla y a su hijo. Ya que uno de los nietos de Abraham, Esaú, se casó con una hija de Ismael, también unos comerciantes ismaelitas (también llamados Madianitas en Génesis 37:26-28) llevaron a Egipto para vender como esclavo a otro nieto de Abraham, José.


Medita
1. ¿Por qué crees que el Ángel del Señor comenzó la plática con Hagar haciéndole una pregunta?
2. ¿Qué habrá sentido Hagar contra Sara mientras estuvo en el desierto? ¿Te habrá pasado algo similar en tu vida?
3. ¿Qué significa para ti el nombre El Roi, "El Dios que ve"? ¿Has experimentado como Dios te ve siempre y tiene cuidado de ti?
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram