Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Pretextos Para No Acercarse A Dios

1. Soy demasiado malo(a)
Hay muchos pretextos para no acercarnos a Dios o mas bien para mantenernos alejados de El, porque en realidad El siempre quiere acercarse a nosotros.

Uno de los más comunes es el creer que Dios no te quiere porque no eres bueno o que has hecho cosas muy malas. Aquí cae el clásico que dice: "Es que si llego a Iglesia capaz se cae", también aquél que dice: "Es que para acercarse a Dios hay que ser bueno".

Las personas que hemos hecho lo malo o hemos cometido un error somos las que mas necesitamos de Dios. Podemos y debemos admitir que lo que hicimos estaba mal, que estamos arrepentidos y pedirle a Dios que nos perdone.

JESUCRISTO mismo lo dijo: "Los que necesitan un médico, son aquellos que están enfermos". Y lo que nos quiso dar a entender fue: "Yo vine para aquellos que han pecado y fallado y desean acercarse a Dios".

Dios es amoroso y misericordioso, no es un SER que se la pasa condenándote o buscando el más mínimo pretexto para estar enojado contigo porque has fallado. No es como nos lo pintan algunos: SI HACES “ESTO”, DIOSITO te va a castigar.

El sabe que no somos perfectos, por eso nos quiere ayudar a cambiar nuestras malas actitudes.

Si para acercarnos a Dios esperamos ser lo suficientemente buenos, entonces NUNCA lo haremos porque en esta vida no existe NI UN solo hombre justo o bueno totalmente. Al contrario, el único que puede ayudarnos a cambiar es EL.

Así que no pierdas más el tiempo. Dios esta cerca de ti, ¿quieres acercártele? Solo deja de huir de El.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram