Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

La Inseguridad

Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia.

Julito fue un adolescente alegre, pero inseguro. Queriendo ser aceptado por todos, haciendo todo lo posible para lograrlo a veces quedando avergonzado, especialmente con las mujeres. Forzosamente extrovertido y divertido para esconder un interior frágil e inseguro. Con lo demás es energético y un poco payaso, y con las mujeres intenta (sin resultado) ser galán (era mucho si les robaba un beso). Julito es algo volado y olvidadizo, y a pesar de su aparente energía de su personalidad, para los adultos sólo es un vago.

¡Sí! Ese era yo en la adolescencia, ¿quién lo diría? En esa etapa de la vida muchas veces pensaba así:
Se me estremece el corazón dentro del pecho,
y me invade un pánico mortal.
Temblando estoy de miedo,
sobrecogido estoy de terror.
¡Cómo quisiera tener las alas de un ave
y volar hasta encontrar reposo!
Me iría muy lejos de aquí;
incluso viviría en el desierto.

¡Worales! Hasta poeta resultaba y es que esto mismo dijo un gran rey llamado DAVID (Sal 54:4-7) y es que todos nosotros, en algún momento de la vida, sufrimos con la inseguridad: cuando vamos a una entrevista de trabajo, cuando nos cambiamos de escuela, de casa, cuando tenemos que decidir que estudiar, antes de los exámenes, al momento de pedirle a alguien que sea tu novia, al intentar invitar a alguien que te gusta a salir o a bailar, etc, etc.

Pero lo mas preocupante, es la inseguridad que nos causa el vivir en un mundo lleno de maldad y decadente: cada día hay más violaciones, asesinatos, escasez de alimentos a nivel mundial, crisis económicas, falta de empleos, enfermedades y hasta pandemias como la influenza. Lo que antes era malo hoy no solo es bueno sino hasta legal, y ahora resulta que antes, lo que era el lugar más seguro para un bebe (el vientre de la mamá) hoy es el lugar más inseguro porque ya no sabe si nacerá o lo matarán allí mismo. En fin, ¿cómo podemos vivir seguros en un mundo tan inseguro?

1. NO PONGAS TU CONFIANZA EN EL HOMBRE
Los seres humanos solemos poner nuestra confianza en otro ser humano. Todos somos imperfectos, todos en algún momento fallamos, incluso nuestros padres que tanto nos aman y se preocupan por nosotros también fallan porque son seres humanos con sus propias luchas. No puedes vivir con toda la confianza puesta en tu esposo/a, tus padres, un novio, un guía espiritual, en el presidente de la república. Porque en algún momento no contarás con él o ella (recuerda que también tiene sus propias limitaciones). Tampoco puedes basar tu seguridad en lo que los demás digan de ti, o si te aceptan o no. No puedes depender de otros para vivir seguro.

2. NO PONGAS TU CONFIANZA EN EL DINERO
Aunque sin duda es una gran ayuda, no es lo único que puede resolver los problemas. Tener mucho dinero no te ayuda a evitar enfermedades mortales, no puedes detener un colapso económico mundial. ¡Nooo! El dinero tampoco da seguridad, aunque hay quienes así lo creen; es más, los que tienen mucho dinero no duermen tranquilos, pensando como ganar más dinero o que no caiga en la bolsa sus acciones. ¡No! El dinero tampoco da seguridad.

3. EL UNICO A QUIEN NO LE AFECTA ni lo que opinen los demás de ti. Ni la crisis mundial es a DIOS, porque EL vive fuera de este nivel y EL es el único que puede darte completa seguridad. Te acepta tal y como eres y siempre estará a tu lado; y siempre será tu proveedor, aunque en el mundo haya crisis. Yo que tú, mejor le busco. Eso mismo hizo el REY DAVID, el mismo que dijo las palabras poéticas que puse al principio. Y ¿sabes qué? ¡Le fue muy bien!
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram