Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Pidiendo Bien



Aún recuerdo las ocasiones en las que estaba aprendiendo a orar. Había ocasiones en las que oraba mucho tiempo y no pasaba nada. Así que, al igual que muchos supongo, busqué ayuda para que me explicaran el por qué no veía respuesta a mis oraciones.

Fue entonces que muchos utilizaron el siguiente versículo: Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer (Stg 4:3) y comenzaron a darme explicaciones y tips para que mi oración fuese escuchada: acompañarlo con ayunos, aposentarme, 40 días de oración, caminatas de oración, desvelos de oración, cadenas de oración, que me fuese a un lugar solitario a clamar a voces, etc. Pero de nuevo, muchas oraciones seguían sin ser respondidas.

Hasta que presté total atención: no recibes porque pides para tu placer. En pocas palabras, no recibimos cuando somos egoístas, y entonces, las cosas que pedimos por conveniencia no las recibimos. Y analizando mi vida de oración, la mayoría de las cosas que pido eran por motivos egoístas: quería que mis papás cambiaran porque así tendría paz y tranquilidad en mi vida; quería que cierta personita conociera de Cristo, porque entonces así podría hacerla mi novia; quería que las finanzas de mi familia sanaran, porque así podrían comprarme más cosas; quería que mi hermano se entregara a Cristo, porque así no tendría que estar preocupándome por ir a ver si estaba bien, etc.

Finalmente, conocí la historia de Elías, el profeta que logró que la lluvia cesara y regresara. ¿Cómo le hizo para que Dios escuchara este tipo de oración? Sencillo, no pedía por conveniencia, no pedía por egoísmo, no pedía para su deleite, placer o beneficio. Todo lo que pedía tenía la finalidad de mostrar a las personas que Él es el Señor. Todo lo que pedía tenía el propósito de poder demostrar a las personas que Dios es el Rey de reyes, y por tanto puedan venir a sus pies.

En pocas palabras, Dios responde las oraciones que no satisfacen nuestros deseos egoístas; sino aquellas necesidades que te permitirán glorificar Su Nombre y además será de bendición para los que te rodean.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram