Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Principe De Paz



El rey David, fue un hombre conforme al corazón de Dios. Desde pequeño era obediente a su padre, a pesar de que éste lo olvidaba por ser el más pequeño de 8 hermanos. Sirvió con fidelidad al rey Saúl, a pesar de que éste intentaba matarlo. Enfrentó ejércitos enemigos y los derrotó con la ayuda del Señor. Adoraba a Dios y le agradecía en todo momento. Y cuando por fin tenía paz, cuando por fin no había ejército enemigo que se atreviese a retarlo. David quiso construir una casa de adoración para el Dios que tanto lo había ayudado. Pero Dios le dijo: ¡Tú no!

Resulta que uno de los hijos de David, el príncipe Salomón, era el escogido por Dios para hacer lo que David se propuso en el corazón. ¿Por qué? Bueno, porque Dios quería dejar una figura de lo que pasaría en el futuro. Salomón es un nombre hebreo (Shalm) que significa ‘Paz’, por tanto, el príncipe de paz (Salomón), sería el encargado de establecer el trono para siempre. Recuerda, estamos hablando de una figura, porque sabemos por la historia, que el Rey Salomón la regó y terminó desviando su corazón.

Pero, el verdadero Príncipe de Paz, nació de una virgen, en el linaje de David, y siguió con integridad y rectitud a Dios, obedeciendo todos y cada uno de sus mandatos, decretos y ordenanzas. Se enfrentó al pecado y lo venció no cediendo a la tentación y derramando su sangre justa para pagar el precio de los pecadores. Se enfrentó al adversario y lo venció en la cruz. Se enfrentó a la muerte y la venció al resucitar. Por tanto, Jesús, el Príncipe de Paz ha sido establecido en el trono para siempre, tal como se lo prometieron a David, su padre.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram