Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Cómo Ayudar A Quién

Busca El Amor Verdadero

1. AMOR CON “A” MAYÚSCULA
Vivimos en una cultura loca por el amor. El amor es el tema predominante en la gran mayoría de las canciones populares, películas, novelas y programas de televisión.
En el mundo real, la vida sin amor es un caos. El deseo de amar y ser amado por alguien es tan común para los seres humanos como el latido del corazón o el respirar. Todos parecen añorar el amor, un amor fuerte y profundo, un amor que permanezca para siempre.
Muchos jóvenes que buscan el amor solo encuentran dolor y desilusión porque no saben lo que están buscando. Confunden el verdadero amor con otras experiencias y emociones. Como resultado, se equivocan.
¿Te encuentras en una relación con alguien muy especial y la palabra amor está en tu mente? ¿Estás enamorado(a)? ¿Sabes cómo distinguir si lo estás? ¿Quieres saber lo que es el verdadero amor para poder reconocerlo cuando aparezca en tu vida?

2. LO QUE “NO” ES EL VERDADERO AMOR
a) El verdadero amor no es lo mismo que el placer
El amor y el placer son confundidos muchas veces en nuestra cultura. Pero el amor da, el placer toma. El amor valoriza, el placer usa. El amor permanece, el placer se termina.
Si la interacción con alguien del sexo opuesto está basada en sentimientos sexuales intensos y en la recompensa física, entonces en esa relación el placer puede estar jugando el papel del amor.

b) El verdadero amor no es lo mismo que el romance
Al estar juntos casi se pueden escuchar violines o ángeles. Al besarse, fuegos artificiales revientan dentro de uno. Palabras dulces de amor y afecto. Ser tierno y romántico. Dios nos creó para experimentar estos sentimientos, en especial en nuestra relación con el sexo opuesto.
El romance es un sentimiento; el verdadero amor es mucho más.

c) El verdadero amor no es lo mismo que el deslumbramiento
El deslumbramiento es la fascinación con algo y el interés profundo en alguien del sexo opuesto. Te encuentras pensando en esa persona todo el día y soñando con él o ella por las noches. Planificas tu día alrededor del momento en el que la verás y de cuando hablarás con ella. En pocas palabras, no te puedes concentrar en nada más, porque te sientes en las nubes y sin capacidad para pensar.
El deslumbramiento no está mal, pero no se debe confundir con el verdadero amor.

d) El verdadero amor no es lo mismo que el deseo sexual
Muchos jóvenes confunden la intensidad del deseo sexual con el verdadero amor. La relación sexual como Dios la diseñó no es mala. Fue diseñada por Dios para la procreación y su satisfacción plena dentro del matrimonio. Pero el deseo sexual y el amor no son lo mismo. Puedes tener una relación sexual sin amor y amor sin una relación sexual.

El amor es un proceso; la relación es un acto.
El amor se aprende; la relación sexual es instintiva.
El amor requiere de atención constante; la relación sexual no requiere
mayor esfuerzo.
El amor toma tiempo para que se desarrolle y madure; una relación sexual
no necesita tiempo para desarrollarse.
El amor requiere una interacción emocional y espiritual; una relación
sexual requiere solo de interacción física.
El amor se profundiza con la relación; una relación sexual sin amor mata la
relación.

3. LO QUE SÍ ES EL VERDADERO AMOR.
El amor es preocuparte por una persona así como te preocupas por ti mismo. El amor es real cuando la felicidad, la salud y el crecimiento espiritual de la otra persona son tan importantes para ti com olo son esas mismas necesidades para ti mismo.

Efesios 5:29 nos da características del amor verdadero:
a) Sustentar significa alimentar para hacer crecer y madurar.
b) Cuidar significa proteger del peligro.

Esto nos lleva a que el amor es proteger y proveer para otra persona. Y ¿cómo es el amor verdadero en un noviazgo?
Tú hablarás y actuarás en formas que protejan y provean para tu novio o novia. Y no le presionarás a satisfacer tus deseos sexuales, más bien le protegerás del dolor de comprometerse moralmente.
El verdadero amor es una decisión, una acción, una respuesta a cuidar a los demás como lo haces contigo mismo. Proteger a otros y proveer para ellos es una acción de la voluntad sin considerar nuestros sentimientos. Y siempre debemos estar buscando la felicidad, la salud y el crecimiento espiritual de los demás.

¿Quieres tener una relación que crezca y tenga éxito en los términos de Dios?
Concéntrate en aplicar la definición de Dios para el verdadero amor.
Julito Julito Author
Anónimo dijo...

Hey, I am checking this blog using the phone and this appears to be kind of odd. Thought you'd wish to know. This is a great write-up nevertheless, did not mess that up.

- David

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram