Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Como Ayudar A Quien...

Fue Abusado Sexualmente

Leer 2 Samuel 13:1-20
Abuso sexual es cualquier forma de actividad o conversación sexual en que un adulto busca placer sexual usando a un niño.
* Un adulto te mostró sus genitales o te miró o tocó tus genitales
* Un adulto tocó tus genitales o te hizo tocar los suyos
* Un adulto tocó tus genitales con su boca o viceversa
* Un adulto te obligó a masturbarte o te obligó a mirar mientras él se masturbaba
* Un adulto penetró tu ano o vagina con sus dedos, su pene o cualquier otro objeto
* Un adulto te obligó a tener relaciones sexuales con él o ella
* Un adulto te usó para producir material pornográfico

Dios odia el abuso sexual. Él creó el sexo para que fuera un acto de expresión de amor entre el esposo y la esposa (Génesis 2:24; Hebreos 13:4).
El abuso sexual distorsiona el entendimiento del sexo y el hermoso propósito de Dios al diseñarlo. Trastorna el proceso a la madurez emocional, social y sexual. Te confunde acerca del significado del verdadero amor y el de Dios. Se sufre un daño emocional, y posiblemente físico, por un adulto egoísta.

1. Efectos Del Abuso En Niños Y Adolescentes
Enfermedad física y heridas. Sida u otras enfermedades de trasmisión sexual; daño severo de sus tejidos, muchas de estas son permanentes, y algunas son fatales.
Embarazo.
Falso sentido de culpa. Pensar que él o ella hizo algo para merecerlo. O un falso sentido de culpa o condenación porque sabían que el abuso era malo, pero ellos no pudieron hacer nada para impedirlo.
Verguenza. Sentirse sucio, malo, sin valor, o pecador como resultado.
Impotencia. No poder decírselo a nadie. Sentirse amenazado, o aun chantajeado para guardar silencio. O lo dijo y fue ignorado o no le creyeron.
Muy baja autoestima. Encuentran difícil de creer que alguien las pueda amar, incluido Dios, un novio o novia, los padres o el esposo(a). Esto puedo llevar a desórdenes alimenticios y hasta pensamientos suicidas.
Más abuso sexual. Las víctimas pueden llegar a creer que se merecen seguir siendo abusadas.
Otros efectos: espíritu agresivo, falta de confianza en otros, dificultades en relacionarse socialmente, huir del hogar, conductas criminales (prostitución), depresión, enojo, temor, ansiedad y tendencias suicidas.

2. Dos cosas que pueden ayudar a enfrentar el dolor
Primero. Hay un vacío emocional, agotamiento. Enojo con la situación, con la persona persona que abusó de ti, con las personas que piensas que debían haberte protegido (padres, hermanos mayores, etc), o aun con Dios por permitir que esto sucediera. Y todos estos sentimientos son normales y naturales. Es la manera en que Dios te protege. Tus emociones son como una válvula de escape para ayudarte a manejar el profundo dolor intenso.
No se debe permitir que los sentimientos permanezcan encerrados, sino que más bien los deje salir (Mateo 5:4). Llorar es el proceso que ayuda a echar hacia afuera el dolor. Este es el diseño de Dios para bendecirte y comenzar el proceso de sanar el profundo dolor que acompaña una experiencia dolorosa.

Segundo. El consuelo de otros. Dios expresa su consuelo hacia nosotros es a través de otras personas (2 Corintios 1:3-4). Y el consuelo no es una charla animándote a ser valiente, fuerte y estar firme. No es intentar explicar por qué les pasan cosas malas a las personas. No es expresar muchas palabras positivas acerca de que Dios está en control y que todo estará bien.
La principal manera en que las personas consuelan es sintiendo nuestro dolor y sufriendo con nosotros. Por ejemplo: Jesús lloró con María y Marta (Juan 11:33-35), porque en ese momento ellas necesitaban a alguien que se identificara con su dolor Jesús satisfizo la necesidad de consuelo de María y Marta al compartir su dolor y sus lágrimas. Después hizo el milagro.
Recibimos consuelo cuando sabemos que no estamos sufriendo solos (Ro 12:15).

3. Etapas Del Proceso De Sufrimiento
Existe un proceso para la sanidad, y puede durar varias semanas y aun meses.
a) Negación: No se puede creer que esto tan terrible te haya ocurrido, y se prefiere mantener el abuso como un secreto. Las emociones tratan de manejar el shock del dolor diciendo: “No, esto no me pudo suceder a mí”.
b) Enojo: “¿Por qué me pasó esto?” Esto parece tremendamente injusto. Enojo por las circunstancias que condujeron al abuso, rabia o enojo con la persona que abusó, y con Dios por permitirlo. Incluso con uno mismo por sentirse responsable.
c) El Trueque: Es el intento de hacer un trato con Dios para obtener un alivio. Quizás prometiendo cambiar de comportamiento si tan sólo Él hace desaparecer el dolor y los recuerdos.
d) Depresión: El sentimiento de una tremenda pena o desesperanza por lo que sucedió. Puede ser acompañada de miedo, ansiedad o inseguridad de enfrentar a esa persona otra vez. La soledad profunda, prefiere aislarse a fin de guardar el secreto.
e) Aceptación: Aceptar la realidad de haber sido abusado y de comenzar a manejar el problema de manera constructiva. Puede ser que se experimente episodios de negación, enojo y depresión. Pero Dios puede tratar con esto (Ro 8:28).

El mejor aliado en el manejo del dolor del abuso sexual es el tiempo. No se puede esperar que el dolor y la confusión desaparezcan rápidamente.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram