Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Una Oración Honesta



¿Cuántas veces lo has prometido y vuelves a caer? ¡Sé que luchas y entre más luchas más difícil se vuelve! Quieres dejar de pensar en ello, pero entre más quieres dejar de pensarlo, más lo piensas. Pablo también lo sabía, por eso dijo en alguna ocasión: pobre de mí, porque lo que no quiero hacer esto hago. Y es que sabemos que todo creyente está en una guerra espiritual, pero siendo honestos, todos tenemos algunos pecados muy arraigados, y cuánto nos cuesta abandonarlos.

Esos pecados nos hacen sentir miserable, inútil, despreciable, hipócrita, temeroso; y hasta incomprendidos porque tontamente creemos que nadie más puede entender por lo que pasamos, cuando la realidad es que todos luchamos contra los anhelos y deseos de nuestra carne, pero nos da temor reconocerlo.

David, aquél hombre conforme al corazón de Dios también luchaba, y al fallarle a Dios, trató de encontrar una solución, pero esta solución lo hundió más. Pero tú y yo sabemos que lo hizo porque sí estaba arrepentido, dolido, y deseoso de no fallar más, queriendo tener la oportunidad de cambiar lo que pasó y pensando que Dios ya no le escucharía más. Y lo sabemos porque así nos hemos sentido y también así hemos actuado. Queriendo apagar nuestra culpa y tratar de luchar con nuestras propias fuerzas. ¿El resultado? Lo mismo de siempre, ¿no es así?

Te pasaré un tip. ¡No eres el único! No hablaré por los demás, pero sí por mí mismo. Tengo mis luchas, tengo mis debilidades, y tengo un firme deseo: no pecar más, día a día santificarme más. Te seré sincero, hay días que me siento muy lejos de la meta. Pero debo levantarme y perseverar. Así que mi oración cada día es como la de David: Señor, ¡libra a tu siervo de pecar intencionalmente! No permitas que estos pecados me controlen. Pero acompañaré esta oración con la acción, buscando que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean agradables al Señor.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram