Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Dios, Mi Luz



Viene a mi mente una escena de la película ‘Avatar’ de James Cameron, en la que el personaje principal se encuentra perdido en la noche, en un bosque de Pandora. Si estar perdido en un bosque ya de por sí es malo, lo es ahora en un planeta desconocido, con animales que no conoce merodeándole y sin luz que le muestre por dónde ir. Por tanto busca la forma de hacerse una antorcha, aunque esa misma antorcha le impedía ver que la misma naturaleza le alumbraría lo suficiente.

¿Cuántas veces nos hemos encontrado en situaciones similares? En medio de tal dificultad que no podemos ver lo que está pasando. Las tinieblas que produce una adicción no nos permite ver cuánto daño estamos ocasionando a nosotros mismos y a quienes nos aman, y mucho menos que podamos ver el camino a la salida. O que me dices de las tinieblas de un conflicto familiar, sentimental, económico, etc. E intentamos de mil y un maneras encender antorchas, aunque muchas en realidad parecían cerillos; sólo veíamos un poquito y por poco tiempo.

Cuando le permitimos a Dios iluminar nuestro camino, notarás que la lámpara que enciende para ti es increíble, sobrenatural, maravillosa. Una luz que ilumina todo y no se apaga al poco tiempo. Es una luz que te permite ver la salida o la respuesta. Es una luz que te permite ver con claridad que es lo que te estaba acechando. Es una luz que te permite ver incluso tu interior para despojarte de aquello que tanto te estorba. Es una luz que trae incluso calor y paz a tu interior.

Permite que Dios sea tu luz en esos momentos de oscuridad. Tan sólo pídele que intervenga a tu favor.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram