Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Dios, Mi Fortaleza



Una fortaleza es un lugar de enormes dimensiones, diseñada para ser impenetrable, para defenderse del ataque enemigo. En la antigüedad, se acostumbraba construir las fortalezas en rocas o montañas, en lugares difícilmente accesibles; de tal forma que cualquier enemigo que quisiera atacarlos no pudiera llegar fácilmente e incluso tuviesen desventajas contra aquellos que se refugiaran en la fortaleza.

El rey David, quien en diversas ocasiones y en diferentes etapas de su vida se encontró en peligro mortal, seguramente recurrió a fortalezas para defenderse de: un rey que quería matarlo por celos, del ejército enemigo que llegaba a atacar, de su propio hijo cuando quiso derrocarlo, etc. Así que nadie mejor que él podía comprender la importancia de crear una excelente fortaleza.

Y en su oración, hace una declaración que deberíamos tomar en cuenta: hizo de Dios, su fortaleza, su roca, su escudo, su lugar seguro.

¿Cuántos hombres y mujeres fallaron por confiar en sus propias fuerzas? ¿Quizás muchos hombres construyeron magníficas fortalezas y aun así fueron derrotados? David, no. Él fue creciendo, avanzando y fortaleciendo su reino día a día. ¿La razón? No confió en su capacidad, no confió en su ejército tan excelentemente entrenado, no confió ni siquiera en sus fortalezas. Puso su confianza en la única fortaleza segura e inviolable: Dios.

¿En quién te estás refugiando? ¿Dónde estás haciendo tu fortaleza y tu lugar seguro? Si es en Dios, enhorabuena. Si no es así, ¿qué estás esperando?

  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram