Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Prejuicios



Recuerdo que en cierta ocasión, me invitaron a dar una conferencia a otro estado. Fui acompañado por alguien mayor que yo para que manejara y de esta forma yo pudiera llegar descansado al evento. Cuando llegamos al lugar, la persona que me conocía y me invitó no estaba, los de staff nos saludaron amablemente y al descargar nuestro equipaje de inmediato ayudaron a mi acompañante, y lo dirigieron al interior del lugar mientras que yo iba detrás cargando mis cosas viendo detenidamente el lugar.

Finalmente nos llevaron con nuestro anfitrión quien se presentó, pero no nos dio oportunidad de decirle nuestros nombres, sino que comenzó a platicar con mi acompañante a contarle un poco de la historia de su vida. Mientras tanto yo me senté y comencé a revisar mis notas para la conferencia. Fue entonces que apareció la persona que me había invitado y me agradeció el que hubiese llegado. Fue entonces que noté lo que se me estaba haciendo obvio, ‘todos habían pensado que mi acompañante era el conferencista invitado’. Juzgaron por la apariencia física (mi edad).

¿Cuántas veces hemos juzgado el contenido del libro por la portada? Por no tener una buena presentación (a nuestro parecer) nos perdimos un excelente contenido; o por tener una excelente presentación fuimos vilmente engañados. ¡Tengamos cuidado con el prejuicio! La apariencia física puede no estar de acuerdo con el interior de la persona, por tanto date tiempo antes de juzgar a alguien.

Siempre date oportunidad de conocer el corazón (las razones, motivaciones, su carácter, sus valores, etc.) de alguien antes de desecharlo o bien antes de aceptarle.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram