Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Clame Al Señor



El rey David tuvo que enfrentar ejércitos más poderosos, numerosos y con mejores armas que aquellas con las que él contaba. David tuvo que enfrentar adversarios enormes y poderosos, mucho más fuertes físicamente y más preparados que él. David tuvo que enfrentar a un rey y su ejército, quienes lo buscaban para darle muerte. David enfrentó innumerables dificultades, pero un día pudo voltear hacia atrás y notar que había superado todas y cada una de esas pruebas de manera victoriosa. ¿Por qué? ¿Cuál fue el Secreto? ¡Dios!

En cada problema, en cada situación, en cada dificultad, en cada reto su secreto era: clamar al Señor. Ahora entiendo por qué muchas veces he fracasado. Porque en vez de clamar primeramente a Dios, he intentado solucionar o enfrentar las adversidades con mis propias fuerzas, inteligencia, etc., y termino clamando a Dios como el último recurso. Algo así como: ¡Dios!, ya lo eché a perder, ven a arreglarlo todo, y ahorita mismo, ah y que salga todo como yo quiero. Cualquier parecido con tu realidad es mera coincidencia.

David no tomaba a Dios como último recurso, David tomaba a Dios como primer recurso. ‘¡Clamé al Señor!, el único digno de alabanza’. Y es que quizás cuentes con los recursos financieros, pero no lo conviertas en tu dios. Quizás tengas una habilidad mental muy buena, y seas bueno resolviendo conflictos, pero no conviertas esta habilidad en tu dios. Quizás cuentes con los ‘contactos’ o conozcas a las personas adecuadas, pero no conviertas esta ventaja en tu dios. Incluso quizás creas tener ya la solución, pero aun así no te olvides de primero ¡clamar al Señor!, porque cuando Él interviene, los resultados no son sólo a tu favor, sino maravillosos. 

  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram