Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

¿Quieres Ser Alguien Grande En El Reino?

Día 21 Con Jesús
¿Quieres Ser Alguien Grande En El Reino De Los Cielos?
Descubre por qué Jesús enseñó que nos dejemos de niñerías y seamos más como niños

Lectura: Mateo 18:1-14
En aquella ocasión, los discípulos le preguntaron a Jesús cuál de ellos ocuparía el cargo más importante en el reino de los cielos. Jesús llamó a un niño de los que andaban por allí y lo sentó en medio de ellos. Entonces les dijo:
Si no se vuelven a Dios, arrepentidos de sus pecados y con sencillez de niños, no podrán entrar en el reino de los cielos. en otras palabras, el que esté libre de altivez como este niño tendrá un puesto importante en el reino de los cielos. El que reciba en mi nombre a una persona así, a mí me recibe. Pero el que haga que uno de mis creyentes humildes pierda la fe, mejor le sería que le ataran una roca al cuello y lo arrojaran al mar. ¡Ay del mundo y sus maldades! La tentación es, ciertamente, inevitable, pero ¡ay de la persona que tienta! Por lo tanto, si tu mano o tu pie te hace pecar, córtatelo y échalo de ti, porque es mejor entrar al reino de los cielos mutilado que ir a parar al infierno con las dos manos y los dos pies. Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo y échalo a la basura. Mejor te es entrar tuerto al reino de los cielos que ir al infierno con los dos ojos.
Nunca menosprecien al creyente humilde, porque su ángel tiene en el cielo constante acceso al Padre. Además, yo, el Hijo del hombre, vine a salvar a los perdidos. Si un hombre tiene cien ovejas y una se le extravía, ¿qué hará? ¿No deja las noventa y nueve sanas y salvas y se va a las montañas a buscar la perdida? Ah, ¡y si la encuentra, se regocija más por aquella que por las noventa y nueve que dejó en el corral! Asimismo, mi Padre no quiere que ninguno de estos pequeños se pierda".

Reflexión
¿Por qué será que muchas veces perdemos el enfoque correcto de las cosas? En esta ocasión leemos como los discípulos de Jesús perdieron en enfoque de lo más importante al comenzar a discutir acerca de ¿quién de ellos sería el más importante en el cielo? El orgullo comenzó a brotar. Hubieron celos de Pedro, Santiago y Juan quizás porque fueron a la montaña con Jesús. Entonces fue que comenzaron a decirle a Jesús: "dinos quien de nosotros es el mejor". Y entonces Jesús aprovechó para enseñarles una lección acerca de la humildad.

El Maestro no comenzó a dar una cátedra. Llamó a un niño y lo puso en medio y les dio a través de él, una imagen de la verdadera grandeza. En pocas palabras les dijo déjense de niñerías discutiendo sobre quién es mejor, y mejor sean como niños. Un detalle bien importante es la manera tan creativa que utilizó Jesús para lidiar con la tensión y enseñarles acerca de la humildad.

La verdadera humildad es quitar la vista de uno mismo y ponerla en los demás. La humildad es una consecuencia positiva de centrarse en los demás. Pero, ¿qué es lo que nos evita tener una vida centrada en las necesidades de los demás? El Orgullo. El orgullo siempre ha sido y será un problema en la gente. La caída de la humanidad fue causada por el orgullo, el deseo de hacer a un lado a DIOS. Ahora porque no miras a tu interior, a tu propia vida. ¿Lo puedes reconocer? Verdad que hay situaciones en las que el orgullo ha dominado tu vida.

Jesús dice a sus discípulos que tomen medidas drásticas cuando se evalúen a sí mismo. No dice de manera literal que se corten una mano. Se refiere a medidas drásticas que puedan quitar el problema del orgullo. ¿Quieres ser grande? El camino es la humildad, aunque difícil siempre será más fácil llegar a ser grande siendo humilde que siendo una celebridad.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram