Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

No Hay Amor Mas Grande

por Henry G. Bosh (Nuestro Pan Diario)

Una niña resultó gravemente herida en un accidente y fue llevada al hospital. Había perdido una gran cantidad de sangre y necesitaba una transfusión, pero su tipo de sangre era raro.

Finalmente descubrieron que su hermano de 7 años tenía el mismo tipo de sangre. El médico lo llevó a su oficina y le dijo: "Tu hermana está muy enferma. A menos que le pongamos un poco de sangre, me temo que los ángeles se la van a llevar al cielo. ¿Estás dispuesto a dar tu sangre a tu hermanita?" El rostro del niño se volvió pálido y abrió los ojos con temor. Después de unos momentos agonizantes le susurró al médico: "Le daré mi sangre a mi hermana".

Mientras realizaban la transfusión, el niño observó cómo pasaba su sangre a su hermana por un tubo. El médico notó que el niño parecía nervioso, y le dijo: "No te preocupes, pronto terminará todo y tu hermana estará bien". En ese momento, se formaron grandes lágrimas en los ojos del niño y le dijo: "¿Significa que ya voy a morir pronto" ¡El niño pensaba que le quitarían toda su sangre para dársela a su hermanita! ¡Él pensaba que estaba dando su propia vida para salvar la vida de su hermana!

"Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos" (Jn 15:13). No hay amor más grande. Jesús dio su vida por nosotros aun antes de que fuésemos sus amigos: "Porque... siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo" (Ro 5:10). ¿Has experimentado el amor de Dios aceptando su oferta de perdón mediante la fe en Cristo?
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram