Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Ten cuidado con el aburrimiento

La vida cristiana, por lo general, es una vida emocionante y llena de sorpresas y cosas sobrenaturales; pero también tiene sus momentos de no mucho entusiasmo y poco ameno (¡sí, ya sé!, quizás te pusiste a pensar en alguna reunión dominical o alguna que otra ocasión en los grupos pequeños). ¡Ten cuidado! Porque el enemigo está allí, al acecho para traerte recuerdos de 'cosas divertidas' que solías hacer e incitarte a hacerlas de nuevo. O para invitarte a 'experimentar' cosas padres como lo hizo con David, a quien invitó a ver pornografía en 3D (una mujer bañándose) para que luego fantaseara con ella y la buscara para tener 'charlas eróticas' y, ¿porque no?, enviarse una que otra nude o pack, y finalmente tener una party o cita, en la que quizás hubo 'shots', 'yerba' y terminó 'fornicando'. Y pensando que no podía pasar nada más, terminó 'asesinando'.

Tú y yo, somos desafiados a aprender a usar esos momentos 'aburridos' de una manera constructiva. Así que, la próxima vez que te pase, ten en cuenta que en los recuerdos e insinuaciones que Satanás trae a tu mente, él ya se encargó de borrar todas las cosas negativas que traen consigo aquellas cosas 'divertidas' que hacías: sentirse usado, degradado, frustración, engaño, dolores físicos, pleitos, temores, enfermedades, etc. A fin de que termines repitiendo los mismos errores de antes, pero ahora te duela más. El desafío es: resiste esos recuerdos e insinuaciones, y busca algo realmente constructivo. Hay muchas cosas que puedes hacer y experimentar que no te alejarán de Dios y no te robarán la paz que Él te da.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram