Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

300

300

Un Caso De La Vida Real
¿Enfrentarías 300 guerreros contra 100,000 esperando ganar la batalla?
Descubre como la película 300 está basada en un caso de la vida real

“Gedeón los reunió junto a las aguas. Allí el Señor le dijo: Divídelos en dos grupos según la forma en que beban. En el primero grupo estarán todos los que tomen el agua en sus manos y se la lleven a la boca y la laman como los perros. En el segundo grupo estarán los que se arrodillen y beban poniendo sus bocas en la corriente.” Jueces 7:5

¿Enfrentarías un ejército de 100,000 con sólo 300 hombres? ¿Suena tonto? Para mí, pensándolo bien, me sonaría a prepotencia. Casi casi como diciendo: “Es que mi ejército es tan bueno, que sólo necesito 300 para acabarlos”. Y eso es exactamente lo que pasó con Gedeón. No era suficientemente malo ir con 10,000 contra 100,000, pero para Dios esto era demasiado. Él no permitiría a Gedeón ir a pelear con tantos soldados, por la tentación de creer que la victoria se debía al maravilloso ejército con el que contaba. Así que Dios redujo el ejército de Gedeón a 300 soldados solamente. Con esto, se aseguraba que sólo Dios se llevaría el crédito total de la victoria. Esta es una ley del Reino de Dios: “Toda la gloria es para Él”.

Ahora, esto no significa que los 300 eran malos. Al contrario. Mira cómo fue el proceso de selección. Primero el Señor le dijo a Gedeón: Haz que todos los que tengan miedo y tiemblen vuelvan a sus casas. Y veintidós mil se fueron. Solamente se quedaron diez mil (Jueces 7:3).

Ahora quedaban tan solo 10,000; pero aun así eran demasiado. Entonces Dios dio un muy interesante método de selección: Separa aquellos hombres que agarren agua en la mana y la beban lamiendo como perros (Jueces 7:5b). ¿Qué significaba esto? Aquellos soldados que bebieran agua a lamidas como los perros serían separados de los que doblaran sus rodillas para beber. Y es que los que bebieran a lamidas eran hombre que estaban alertas al peligro alrededor de ellos, y mantenían la vista en vigilancia. Los otros, fácilmente podrían ser atacados.

Si tú y yo queremos ser parte del escuadrón especial del Señor, debemos estar preparados siempre para la batalla. Debemos ser sensibles al peligro espiritual alrededor de nosotros. Debemos estar entrenados para hacer nuestro trabajo, para estudiar, para hacer nuestras labores diarias, y al mismo tiempo, discernir cuando el enemigo esté alrededor merodeando para tratar de destruirnos. “Tengan cuidado y estén siempre alertas, pues su enemigo, el diablo, anda como león rugiente buscando a quién devorar”. (1 Pedro 5:8). Seamos como esos 300, siempre alertas al peligro espiritual alrededor.
Julito Julito Author
Pastora Nitza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pastora Nitza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram