Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

No Light No Zero

Samuel tomó el cuerno de aceite y ungió al joven en presencia de sus hermanos. Entonces el Espíritu del Señor vino con poder sobre David, y desde ese día estuvo con él. Luego Samuel regresó a Ramá. (1 Samuel 16:13)

En estos días se han puesto nuevamente de moda las bebidas Lights, al darles un nuevo nombre, Bebidas Zero. ¿Cuál es la diferencia? Las bebidas normales contienen, “exceso” de azúcar, según los estándares dietéticos, mientras que las bebidas Zero’s, tienen azúcar (mentira que no tienen azúcar) en mucho menor grado o bien otro tipo de endulzante. En el caso de Sol Cero, el cero se refiere a Cero grado de alcohol, cosa que también es mentira, porque toda bebida fermentada produce alcohol. El punto es que la gente desea cada día todo a medias, Bebidas Light, Comida cero calorías, leche descremada o hasta Light, Mayonesa Light, Pan Integral o Light, dulces y chocolates Light, y hasta Agua Light venden (E-pure que no tiene nada) jiji. La gente cada día quiere las cosas más rápidamente, más fácilmente y más cómodamente (trabaje desde casa, ejercicio sin salir de casa, maestrías on line, etc).

Y muchos hemos creído que lo mismo puede aplicarse en la vida cristiana. Pero esto no es posible. Imagina lo que acabamos de leer acerca de David. Él fue ungido como futuro rey de Israel. ¿Tú crees que necesitaría mucho o poco de Dios para ser rey? ¿Crees que con terminar su carrera o una maestría sería suficiente para ser un buen rey? (Uno de los peores presidentes de México tenía estudios de post grado en Harvard) ¿Una voz dulce para cantar? ¿Prestigio? ¿Mucho dinero? ¿Fama? David sería un gran líder, pero más que las cosas físicas, requería estar en contacto directo y permanente con Dios a través de Su Espíritu Santo.

La unción, el momento en que Samuel derramó aceite sobre David, simboliza el momento en que Dios derramó de Su Santo Espíritu sobre Samuel, y a partir de allí estuvo siempre con él. Todo lo que David hizo, fue por que tuvo la guía del Espíritu de Dios. Pero esta experiencia no fue de un solo momento, fue una experiencia de toda su vida.

El cristiano suele ser de flashazos. Algunos agarran experiencias de fines de semana. Pero Dios desea que estemos conscientes de Su presencia siempre, no sólo en medio del servicio de adoración los domingos, o los servicios de oración los miércoles, o las reuniones de las células. Los momentos más preciosos que puedes disfrutar con Dios, pueden ser siempre, todos los días, y mejor aún entre tú y él.

Efesios 5:18 no aconseja buscar del Espíritu Santo siempre. Esto significa estar en contacto con Dios todos los días a través de Su Santo Espíritu. Su dirección es la que necesitas todos los días. No te conformes con experiencias dominicales o de vez en cuando. Permite que el Espíritu Santo tome control de tu vida y experimenta Su poder todos los días. Confiesa tu pecado cuando lo cometas, no permitas que nada estorbe tu relación con Dios. Recuerda que algo Light nunca será igual a un alimento completo.

Hay cuatro cosas que necesitas para ser lleno del Espíritu Santo:
1. Permite al Espíritu Santo tomar el control de tu vida. Es decir, preguntar a Dios, antes de hacer las cosas, si es correcto, él te pondrá paz en tu corazón si es así, o te hará dudar si no es correcto.
2. Experimenta Su Presencia todos los días. Ora y lee la Biblia todos los días.
3. Confiesa tus pecados. A veces podemos fallarle a Dios, pero él no quiere condenarnos, él desea que pidamos perdón y confesemos nuestros pecados, y volvamos a caminar.
4. Mantente en contacto constante con el Espíritu Santo. Platica con el Espíritu Santo, recuerda que él es Dios mismo, pero en ti, contigo y si se lo permites sobre de ti.

Oremos y pidamos a Dios la llenura de su Santo Espíritu en nuestras vidas.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram