Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Las Crónicas Sexuales

CAPÍTULO 1
EL INICIO DE LA AVENTURA

Recuerdo la primera vez que oí acerca del sexo.

Fue en mi época de secundaria mientras iba caminando con un compañero, ya a punto de entrar a mi casa, él me dijo que le había dado un "beso francés" a una chica. Obvio, yo niño santo e inocente pensé "le dijo wi wi y la besó". Supongo que vio en mi rostro cierta expresión de "escuse mua" y entonces él me preguntó: "¿Sabes qué es un beso francés, verdad?". Traté de convencerlo de que sí sabía, pero al final de cuentas me ganó la curiosidad, así que le pregunté qué era... entonces él me ilustró, o al menos eso pensé: "Significa que me acosté con una chica". Y esa fue mi primera experiencia de aprendizaje acerca del sexo.
Durante los siguientes años, tuvimos una clase de educación sexual en la escuela. La verdad que fue muy decepcionante. Teníamos a una linda ancianita hablándonos de erección, exitación, etc. y de cómo poner de manera correcta un anticonceptivo sobre una fruta: Vergonzoso, ¿verdad? Así que tratamos de ignorarla dibujando, o haciendo bolas de papel y arrojarlas al compañero.

Con tristeza tengo que confesar que aprendí más acerca del sexo, y por cierto una información pésima, a través de la experiencia, de otros amigos y de revistas. Conforme mi cuerpo fue cambiando también mi deseo sexual incrementaba, mis hormonas aumentaban. Y como no crecí en un hogar cristiano, nunca escuché que las relaciones sexuales están destinadas al matrimonio. Así que comenzó esta aventura de conocer y explorar mi sexualidad.

En realidad, mis padres nunca me hablaron del sexo. Creo que supusieron que sería lo suficientemente listo para descubrir por mí mismo que a los niños no los trae la cigueña. Por eso es tan importante que si tú no puedes hablar con tus papás confiadamente acerca del sexo. Acércate a un adulto responsable (tu pastor, un líder, etc), y platica con él. Para que no aprendas acerca del sexo de manera equivocada como me tocó aprender a mí, y mucho menos experimentes cosas tan frustrantes como las que me pasó por ignorar muchas cosas.


CAPÍTULO 2
PERDIDO A MEDIO VIAJE

Más adelante, ya en los años de preparatoria, me volví muy popular. Era el alma de las fiestas. Pero era el único chavo "in" o "cool" o cómo le digan ahora, que no había tenido sexo. Y es que de repente, todos mis amigos habían hecho algo que yo no. Todos presumían sus aventuras, sus idas a casas de citas, de manera detallada explicaban como les había ido con la novia en turno, y comenzaron a convencerme: "Te lo estás perdiendo, men". Así que me sentí perdido, queriendo saber muchas cosas, sin entender muchas otras que me estaban pasando. Lleno de tantas preguntas y confusión, con temores, con dudas, pero también con el deseo de experimentar aquello que mis amigos decían "era lo más padre".

Con este problema sobre mí, me enfoqué en una chica que conocí. Estaba seguro de que yo le gustaba, pero a mí sólo me importaba tener sexo. Así que salíamos. No tardé mucho en convencerla de que nos amábamos y que era el momento para demostrarnos nuestro amor a un nuevo nivel. Básicamente, le lavé el cerebro. ¡No me siento orgulloso por ello! pero tengo que decirles la verdad. Al final, no pudimos. Platicando con esta chica, ella me confesó que no sería su primera vez, pero que la primera vez que lo hizo con su ex, fue el motivo por el cuál terminaron. Después de esa ocasión, me contó que su ex parecía disgustado todo el tiempo; ella no se sentía bien consigo misma por haberlo hecho; se sentía vacía; en pocas palabras, "no era lo que esperaba", también estaban con miedo porque no le bajaba la regla, y el ex en vez de ponerse más cariñoso y comprensivo la ofendió, hasta le advirtió que ni creyera que respondería porque era su culpa; luego de esa larga platica incluso me confesó que esa primera vez accedió a tener sexo "porque no quería perder a su novio y que se fuese con otra que sí tuviese sexo con él" (aunque al final de cuentas lo hizo y ella perdió su virginidad) y que si accedió a tener sexo conmigo era porque "pensaba que era lo correcto porque eramos novios".

Esa día, no tuvimos sexo y déjame decirte que terminamos como grandes amigos. Estoy seguro que después de esa vez nos quedamos meditando sobre muchas cosas. Y es que, el que lo hagan los demás y presuman sus "conquistas", no significa que sea verdad lo que digan y mucho menos que sean más felices. Los chicos a esta edad inventan historias para ser aceptados por los demás. Y el hacer lo que los demás hacen, "no significa que haces lo correcto". Otra cosa más, el ser novios no es tener permiso para tener sexo, por el contrario es una etapa de compromiso de guardarse (no te fijarás en alguien más, ni tendrás otra pareja) y reservar lo mejor de ti para el matrimonio.


CAPÍTULO 3
ATRAPADO SIN SALIDA APARENTE

Para acabarla, en mi afán de querer saber más, profundicé más en esta aventura y sin darme cuenta caí en una especie de "arenas movedizas": la pornografía. Y es que en una ocasión me encontré una revista de un familiar, no tenía sexo explícito, pero eso comenzó a estimular mis hormonas y me llevó a buscar algo cada vez más y más explícito con el tiempo. Y es que descubrí que la pornografía es como una droga, cada vez necesitas algo más y más fuerte. No tienes idea de cuantas veces le dije al Señor que nunca más volvería a caer en tentación, tan sólo para que al rato nuevamente estuviera cayendo nuevamente. Como las arenas movedizas, que entre más movimiento hagas para salir de ella, más fácilmente te hundes. Ahora que estoy venciendo esa tentación, déjame decirte que no ha sido fácil, ni fue de la noche a la mañana. Y lo más importante, que necesitas de alguien que esté fuera para que te pueda sacar de allí.

La pornografía es una trampa, esperando atrapar a aquél que ponga un pie dentro. Muchos piensan que mientras no pasen de cierto grado de erotismo, o de sólo enviarse fotos o videos (sexting) o sings "sensuales", no hay problema. ¡Mentira! Cada vez más vas deseando más y muchos terminan enviándose fotos desnudos y hasta videos, o buscando en internet sexo explícito, y todo comenzó con algo tan sólo sensual y erótico. Nuestra sociedad está ahora repleta de imágenes llenas de sensualidad y sexualidad; tristemente, falsa y pervertida. Cuídate de lo que ves. La pornografía no trae satisfacción. Y si ya estás atrapado en ella, ora al Señor, pide perdón y su ayuda para que te ayude a vencer. Porque Él si te puede jalar para salir de esas arenas movedizas.


CAPÍTULO 4
BUSCANDO LA SALIDA

Ya en mi etapa final de soltero, o sease antes de casarme, habiendo reflexionado sobre lo que me había tocado vivir en esta aventura, habiendo escuchado a mis amigos y amigas descubrí que el sexo no es el amor verdadero. Ví que allí estaba la salida a toda esta confusión, DIOS tenía todas las respuestas que quería y sobre todo las que necesitaba saber. Y también me había permitido conocer las experiencias de aquellos que habiendo visto la salida decidieron continuar.

Ahora muchas amigas vivían con la triste realidad de no haber sabido esperar, porque algunas tuvieron que dejar la escuela porque iban a ser mamás, otras más por verguenza se cambiaron de escuela, otras más sufrieron horrible al sentirse engañadas y usadas. Muchos amigos que habían sido casados a la fuerza ahora estaban divorciados, algunos que no se casaron sin poder ver a sus hijos, aunque a algunos de ellos la verdad no les importaba el hecho de que eran padres.

Descubrí que Sexo no es amor, aunque muchas veces quieran hacerlo sonar igual. Y es que muchas frases que usamos de novios tienen un significado totalmente diferente al del amor. Por ejemplo:
  • Te quiero, no significa "Quiero darte mi vida"
  • Te necesito, no es lo mismo que "Estare contigo siempre"
  • Eres hermosa, no significa "Te amo por quien eres"
  • Mira que felices somos, no es lo mismo que "Estaré igual de feliz contigo dentro de 50 años"
  • Se siente bien, no significa "Quiero que te sientas bien contigo misma"
  • Seré cariñoso, no es lo mismo a "Cuidaré de tus sentimientos"
  • Todo mundo lo hace, no significa "Lo haremos como Dios quiere"
  • Es lo mejor, lo quiero ahora, no es lo mismo a "Es lo mejor, esperaré por ello porque vale la pena esperar."

Nunca olvido que el tener relaciones sexuales fuera del matrimonio trae consigo consecuencias dolorosas. Trae culpabilidad, temor de un embarazo, celos, dudas (¿y si no se casa conmigo? ¿querrá que me case con ella?), comparación con parejas anteriores o ¿y si conoce a mi ex? Y algo más, en un futuro corren un mayor riesgo de divorcio en su matrimonio o de infidelidad. ¿Es esto la clase de amor que estás buscando? Yo estoy convencido de que no.

CAPÍTULO 5
EL GLORIOSO FINAL

Decidí que mi aventura en la sexualidad no sería como la de los demás. Ya no perderme nuevamente en el viaje, mucho menos querría morir ahogado en un pantano o en arenas movedizas. Y ya ni que decir de no tomar la salida que está a la vista. Yo sí me decidí ir a la salida, a buscar las respuestas en DIOS, decidí no caminar sólo en este viaje de mi sexualidad.

Los resultados: Ahora me encuentro felizmente casado, con una hermosa y maravillosa esposa. Decidí guardarme para ella, aún cuando no sabía que era ella; y ella había decidido guardarse para mí, aún sin saber que era yo. Dios nos recompensó a ambos. No existen temores, dudas, celos, reclamos, frustraciones ni mucho menos verguenza. Sino un hogar lleno de amor y que se puede expresar limpia y puramente también a través de nuestra sexualidad. ¿Valió la pena el recorrido y esperar para el momento que Dios había determinado? ¡SIIIII!

Importante: Créelo o no, la Biblia tiene mucho que decir sobre las relaciones sexuales. Parece que este problema es precisamente tan importante para Dios como lo es para ti.

Ahora con lo que he aprendido por ejemplo, puedo decir que razón tiene Dios al decir "Huid de la fornicación..." (1 Corintios 6:18), y es que tú no tienes que huir de un amigo, tú huyes de un enemigo; tú no tienes que huir de alguien a quien puedes dominar, tú huyes de alguien que seguramente tiene la fueza para tirarte.

La próxima vez que te encuentres bajo tentación sexual:
  • Con el novio o la novia intimando demasiado o solos... ¡huye!
  • Frente a tu compu chatiando eroticamente o buscando pornografía... ¡huye!
  • Intercambiando fotos o videos sexuales... ¡huye!
  • Con amigos/as hablando de tener sexo... ¡huye!
  • Vale la pena esperar...

Y esta historia aún continua...
Julito Julito Author
Mar Sevilla dijo...

¡Excelente! ...
Eres un buen redactor, ¡En verdad!, me gustan tus artículos; sigue como vas y llegarás muy lejos con la compañía de Jesús.
Sin duda alguna, que todo lo que relataste es verdad, no cabe ni la menor duda. :)

Mar Sevilla dijo...

¡Excelente! ...
Eres un buen redactor, ¡En verdad!, me gustan tus artículos; sigue como vas y llegarás muy lejos con la compañía de Jesús.
Sin duda alguna, que todo lo que relataste es verdad, no cabe ni la menor duda. :)

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram