Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Cantidad y Calidad

¿Qué es mejor para tu hijo? ¿Tiempo de calidad? O ¿Tiempo en cantidad? La verdad es que no deberíamos tomar ni siquiera un minuto para poder responder esta pregunta, porque la respuesta es: nuestros hijos necesitan ambos.

De hecho todos, en cualquier cosa que realicemos, o demandemos, buscamos que sea hecho con calidad y en buena cantidad. Cuanto y más nuestros hijos necesitan y demandan de nosotros tiempo: en cantidad y calidad. Son dignos de ello.

La próxima vez que le dediques tiempo a tu hijo, procura no dividir tu atención. Muchos queremos aprovechar a "platicar" con nuestros hijos mientras estamos sentados viendo el futbol. O leyendo un libro o nuestras notificaciones de redes sociales mientras les "ayudamos" a hacer su tarea. Tampoco cuenta el "llevarlo a tu trabajo" para que vea qué haces o llevarlos al cine para que ellos vayan a una sala a ver la que quieran y tú otra. ¡Ya sé! Obvio que tus hijos lo disfrutaron, pero eso no es pasar tiempo con ellos, eso es "pretender" pasar tiempo con ellos. Ellos en verdad merecen un amor sincero.

¡Cuidado! Nuestros hijos, y más entrando a la adolescencia, se dan cuenta de cuando tú estás actuando con sinceridad y cuando sólo "pretendes". Los padres necios "hasta se jactan de su necedad" al tratar de mostrar un interés "fake" por sus hijos. Luego, son los mismos hijos los que se encargan de pasarte la cuenta a pagar. Por el contrario, los padres sabios y prudentes planean bien el tiempo que pasarán con sus hijos, a fin de que sea de calidad y una muy buena cantidad.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram