Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

La Adversidad En Nuestros Hijos


¿Cuántas veces deseamos que nuestra vida fuese fácil? He visitado un hotel en el que tienen enjaulado a dos leones. Mientras estábamos viendo a estos maravillosos animales un amigo dijo: ‘¡Qué afortunados leones!, aquí no tienen que estar cazando o peleando con otros animales por su presa. Tienen todo lo que necesitan sin sufrir’. Yo respondí, aunque sinceramente sin pensar: ‘pero qué aburrida su vida, no pueden correr, ejercitar sus músculos, haciendo gala de sus rugidos, etc’.

¡Difícil de creer!, pero una vida sin límites y sin adversidades terminará siendo algo malo para nuestros hijos. ¿Por qué? Bueno porque los problemas requieren que otras personas nos ayuden y consuelen, y esto a la vez nos capacita para ayudar y consolar a otros (2 Co 1:3-4). Esto también es difícil de entender, pero el sufrimiento físico nos facilita el decir no al pecado (1 Ped 4:1). Las dificultades requieren que apliquemos nuestra fe, lo que nos lleva a tener esperanza y esto al final nos restaura y fortalece (1 Ped 5:9-10). Las pruebas exigen que usemos talentos y habilidades que están por allí escondidos, por tanto producen perseverancia y mejoran nuestro carácter (Ro 5:3). Y eso no es todo, pero es más que suficiente para demostrarte porque la adversidad es algo bueno.

Aquellos seres humanos que han sobrevivido a los momentos difíciles son más fuertes y resistentes, incluso suelen ser más compasivos que aquellos que nunca han enfrentado dificultad o dolor. Recuerda esto la próxima vez que la familia la familia esté ante una adversidad.

Para Reflexionar
¿Has intentado, por amor, evitar a toda costa que tu hijo enfrente obstáculos y dificultades?
¿Peleas sus batallas? ¿Los estás ayudando o perjudicando?

Dios, es muy difícil observar a mi hijo sufrir, y es tan tentador pelear por el sus batallas. Por favor dame sabiduría y prudencia para poder ayudarles a usar la adversidad para modelar sus fortalezas y carácter.

En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido. (1 Pedro 5:10) 
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram