Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Aciertos En El Ministerio



Bueno, anteriormente les compartí algunos de los errores que he cometido en estos años de ministerio. Ahora es tiempo de que te comparta lo que me ha resultado. Espero te sea útil.

1. Preparar A Otros. Algo que me ha servido mucho es recordar que el ministerio que realizo no es algo nuevo, alguien más lo ejercía antes que yo, y alguien más deberá ejercerlo cuando yo ya no esté, así que debo preparar a otros para que puedan hacerlo si yo no estoy. Por otra parte, tampoco soy capaz de cuidar a muchos, tengo un límite, por tanto necesito preparar a otros para que me ayuden.

2. Prepararme Constantemente. Leo, estudio, me capacito, reconozco que sé poco de lo que hago y que necesito estar cada día más y más preparado. He hecho mío un dicho de John Maxwell: ‘Mientras estés verde seguirás madurando; cuando estés maduro te irás pudriendo’; por tanto prefiero seguir aprendiendo.

3. Me Planteo Objetivos. Todo cuanto hago tiene un porqué. No me gusta hacer nada sin un objetivo claro. Si realizo una reunión, el objetivo debe ser claro: de alcance o de crecimiento. Y en base a ello organizo para no mezclar las cosas y terminar con algo mediocre.

4. Me Apoyo En Otros. Reconozco que tengo habilidades para algunas cosas, pero hay cosas que por más que le intente jamás podré hacerlo. Por tanto he aprendido a dar oportunidad a otros a que hagas aquellas cosas en las que yo no soy bueno. Y también he aprendido a dejar que otros hagan lo que yo podría hacer, pero sin duda ellos lo harán mejor. Esto me costó, y quizás también te cueste, porque esperaba que lo hicieran como yo lo haría; pero eso es imposible, no son yo. Por tanto debo dejar que lo hagan a su manera.

5. Tomo Recesos. Vale la pena de vez en cuando tomarse un descansito. Ahora que estoy haciendo ejercicio recordé lo importante que es tomar un momento para respirar profundamente y continuar con las repeticiones. Tu cuerpo se fortalece nuevamente y te da energía para terminar con la rutina. Así es en el ministerio, podemos cansarnos fatalmente (llegar al fastidio) si no tomamos recesos.

6. Renuevo Mi Compromiso. Procuro pensar una y otra vez en aquello que me motivo a trabajar con los adolescentes. A veces me apoyo viendo películas que me recuerdan la importancia de hacer lo que hago, que me ayudan a valorar lo que Dios hizo en mí. Y entonces termino repitiéndome ¡Gracias Señor!, aquí estoy para lo que te pueda ser útil.

7. Aprendí A Decir ¡No! Recuerdo que alguien me obsequió un libro llamado ‘Lo Positivo Del No! Y es que a veces me metía en muchos problemas por no saber decir ¡no! Pensaba que se ofenderían, que era mi responsabilidad decir SI a todo. Pero aprendí a decir no, y a dar lugar a las prioridades.

8. Me Permito Fallar. He aprendido que los errores no me hacen un fracasado, me haces más experimentado. La próxima vez sin duda lo haré mejor.

9. Procuro Ser Honesto Conmigo Mismo Y Con Los Demás. No intento aparentar algo que no soy. A veces soy bueno, a veces soy muy malo.

10. Trato De Reconocer Mis Debilidades. Muy importante, porque esas debilidades son las que pueden tirar al suelo todo. Las debilidades de mi carácter pueden acabarme como persona; las debilidades ministeriales son las que pueden echar a suelo la obra que realizo, o simplemente no ayudarme a alcanzar lo que tanto anhelo.

Bueno… ¿cómo ven… les será útil? Luego les doy más.
Julito Julito Author
Eben-Ezer JovenEs dijo...

WOW! Excelenteeee!!!

Eben-Ezer JovenEs dijo...

me permite compartirlo en mi muro por favor!!diga que si plis!!

Julito dijo...

claro que si.. ;)

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram