Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Y Fueron 10 Años

Amigos, algunos de ustedes saben que me dedico a dar conferencias, lo que quizás no saben es que la mayoría de esas conferencias son “monólogos”. Así que aquí les dedico uno a ustedes, espero que se diviertan tanto como yo al hacerlo.


¿Cómo olvidar mis años de primaria y secundaria? Sé que hoy en día es diferente, pero aquí les va mi experiencia en esos tiempos.
Yo no sé ustedes, pero no podría olvidar el uniforme escolar, que obviamente para muchos era un trauma, porque si tus hermanos estudiaron allí, te tocaba heredar el uniforme. Así que te compraban pantalón, pero andabas la camisa desteñida. Ah y ni cómo olvidar aquel escudo que tenías que ponerte con un seguro todo oxidado que seguro te morías de saber que infección si te pinchabas. O qué decir de los parches bordados del pantalón, o de las camisas al indicar el mismo salón pero diferente grado.

¿Recuerdas los lunes? ¡Sí! honores a la bandera, todos teníamos que dirigirnos a la plaza cívica y empezaba el profe “tomen distancia”, y no podía faltar el clásico “¿Y yo de quién tomo distancia?”, pregunta hecha obviamente por el que estaba hasta el frente de la fila, que dicho sea de paso era al pobre que le pegaba todo el sol y quién recibía un “coco” de parte del profe “No se haga el chistoso”. Así como tampoco podía faltar aquél que ponían hasta el frente del grupo porque se estaba portando mal. O el trauma de que ese lunes tocara la escolta de las “kínder garden” ahhhhh “Paso re-doblado” (qué por cierto, te aseguro que hasta ahora te diste cuenta que no era “paso de roblado”) tú ya querías que terminaran de marchar. Y para acabarla, si le tocaba dirigir efemérides al grupo donde estaba el cerebrito, deseabas que no le tocaran las efemérides de la semana, porque ese méndigo investigaba hasta si ese día le salió el bigotito a Benito Juárez.

¿Qué tal el himno nacional? Hoy están en la gloria, yo recuerdo que me hicieron aprender 4 estrofas más el coro del himno nacional, y luego el himno a Chiapas. Pedías a Dios que no fuese el aniversario luctuoso o de nacimiento de Belisario Domínguez, porque si no, otro himno más.

Y, ¿qué tal las mochilas? Hoy viven en la gloria, pero si no mal recuerdo, tenía que llevar, cuadernos para cada materia (por cierto una ventaja de esos tiempos era que no tenías que decidir entre spider man o capitán América, princesas o lady gaga en la portada porque todos los cuadernos tenían que ir forrados de un mismo color), con su respectivo libro, ah que por cierto en más de una ocasión manchaste por el méndigo sándwich de mermelada que te puso mamá, el Pequeño Diccionario Larrouse Ilustrado, que dicho sea de paso de pequeño no tenía nada y de ilustrado menos, por sólo 4 hojitas a colores que tenía. Ah pero si tenías hermanos mayores, ese diccionario ya te llegó como enciclopedia (en 4 o más tomos). Ah no sé por qué, pero te aseguro que en este momento comenzaste a pensar en BALDOR (si este mítico personaje legendario de las escuelas), por cierto yo no me he olvidado de Baldor, pero debo admitir que no recuerdo que aprendí de él. En fin, llevábamos a cuesta casi 30 kilos porque no había mochilitas de rueditas, ahora entiendo porque éramos más atléticos. Y no podía faltar todo el juego geométrico que seguramente te dejó recuerdo porque en más de una ocasión te enterrabas la canija punta del compás, ah porque sólo los fresas tenían cajitas para estos útiles, la mayoría o teníamos bolsitas de soguita o lo llevaban desparramados al fondo de la mochila.

Por cierto, las TAREAS, sí eran tareas. De entrada tu mamá te supervisaba y cuidado si decía “no entiendo”, porque tenían ese método didáctido-pedagógico infalible de “pues no te paras de esa silla hasta que entiendas, porque aahhh cuidadito de ti y si te paras antes”. O que tal las de investigación, tenías que correr a la biblioteca con la esperanza de que nadie haya llegado antes y se haya llevado el único libro que tenían en existencia para poder sacarle copias. Si no a marcarle al amigo para ver si había conseguido la información. Si era así salías disparado a su casa y le dejabas el recado a mamá: “Mami, me fui a casa de Luisito a hacer tarea, te dejo el número de teléfono de su casa por si necesitas algo. Pero si te urge, sales y pegas un grito, ya sabes que vive aquí enfrente”.

¿Recuerdas los exámenes? Antes del examen, no faltaba el “profe, me permite ir al baño”, y te ibas todo el camino al baño “shin, voy a reprobar, no estudié nada”, hasta que te topabas en el baño a alguien más que decía “no te preocupes, no nos puede reprobar a todos”, y ya tú regresabas feliz al examen sabiendo que no fuiste el único que no estudió.

Y ¿nunca te tocó revisión? “¿A dónde con ese peinado?, viene a la escuela, péinese, no venga con los pelos parados.” “Aquí no se aceptan niñas con el pelo pintado, se va de regreso” “Ahh tiene usted piojo, no regresa hasta que le hayan aplicado Her-Klin” “A ver cómo trae las uñas, están cortas y limpias.. uiiii que es esto, si así tiene las uñas que se ven, como tendrá los calzones que no se ven.”
Por cierto, te aseguro que no has de olvidar la mayoría de los nombres de tus amigos, porque cada hora, cada día pasaban lista: Aguilar Ballinas…, Araujo Nucamendi…, Barrientos Trujillo…, Borrallez Mazariego…, Castañón Aguilar…, y así hasta llegar a Zepeda Gordillo… (cualquier parecido con la realidad fue mera coincidencia ehh).


Y estoy seguro que hay muchas anécdotas más, pero con éstas bastan para que te des cuenta de por qué nunca olvidaré esos hermosos años. ¡Y fueron 10 años!
Julito Julito Author
Anónimo dijo...

que bellos recuerdos, para no olvidarse nunca, bendiciones

Anónimo dijo...

10 hermosos e inolvidables años no hay duda... corrales sanchez presente!

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram