Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Sonriendo A La Adversidad

Sonriendo A La Adversidad
¿Cómo enfrentamos los momentos difíciles? ¿Con temores o de manera positiva?
Descubre el ejemplo de un joven que tuvo todo en contra

Faraón se enojó contra sus dos oficiales, contra el jefe de los coperos y contra el jefe de los panaderos. Y los puso bajo custodia en la casa del capitán de la guardia, en la cárcel, en el mismo lugar donde José estaba preso. El capitán de la guardia se los asignó a José, y él les servía. Allí estuvieron bajo custodia por algún tiempo. Entonces el copero y el panadero del rey de Egipto, que estaban encerrados en la cárcel, tuvieron ambos un sueño en una misma noche, cada uno su propio sueño, y cada sueño con su propia interpretación. Cuando José vino a ellos por la mañana y los observó, vio que estaban decaídos. Y preguntó a los oficiales de Faraón que estaban con él bajo custodia en casa de su señor: "¿Por qué están sus rostros tan tristes hoy?" (Génesis 40:2-7)

Por si no conoces la historia completa, José era un joven que solía vivir con su familia (12 hermanos en total, de los cuáles él era el penúltimo y el consentido de papá). Pero un día fue traicionado por sus 10 hermanos mayores y vendido como esclavo. Fue así como llegó a Egipto, lejos de la tierra de su padre, a una tierra extraña, con una lengua extraña, y él sabía que eso sería para siempre.

Estando como esclavo en Egipto, fue acusado falsamente de haber intentado violar a la esposa de un oficial de Faraón, por tanto fue enviado a la cárcel. Y sabía que sería por largo tiempo, quizás hasta que se supiera la verdad, o muriera el oficial que lo envió a la cárcel, o hasta que un milagro sucediera. Mientras tanto, él aún se mantenía sonriendo a la adversidad. ¿Por qué lo digo?

Notaste el pasaje del principio. Estando en la cárcel, llegaron dos servidores de faraón, y un día ellos estaban en depre. Y José los vio, y nota bien la pregunta que les hace: "¿Por qué están tristes?" Si yo hubiera sido uno de los oficiales de Faraón, le hubiera respondido: "A poco hay motivo para estar feliz, estamos en la cárcel. Y tú ¿por qué estás tan sonriente? ¿Qué no te das cuenta que no vamos a salir de aquí?"

Cuando estamos en medio de la adversidad suelen suceder dos cosas:
1) Nos olvidamos que Dios está con nosotros; y
2) Nos olvidamos que hay personas que están pasando por cosas más difíciles que las nuestras.

José, a pesar de su adversidad, seguía confiando en el Dios de Su Padre; y esa confianza le permitía seguir sonriendo a la adversidad, y además, darse cuenta que había gente alrededor de él que necesitaba ayuda. José estaba seguro que lo que cantó "Santa" Anita La Huerfanita es verdad: Siempre hay sol, mañana, tiene mucho de verdad.

Cuando estemos enfrentándonos a la adversidad, nunca olvides que 1) Dios está a tu lado, él moverá todo a tu favor; y 2) hay personas a tu alrededor que están sufriendo más que tú y que necesitan tu ayuda, porque la mayoría de ellos no tienen lo que tú tienes, esperanza en DIOS.

Ah, pero no es todo. José tuvo que ayudar a estos dos hombres, haciendo algo que precisamente fue lo que propició la traición de sus hermanos: "Interpretar sueños". Es que José siendo un chavillo de 17 años tuvo un sueño, y al interpretarlo, no le agradó a sus hermanos y por eso, estos lo vendieron. Y ahora, estando allí, para poder ayudar a estos dos hombres de Faraón, tenía que interpretarle los sueños. Si hubiera sido yo, quizás hubiera dicho: "No lo haré. Esto fue lo que me metió en problemas, así que para nada. No cuenten conmigo". Pero José tenía tal certeza y confianza en Dios, que sabía que para eso estaba allí. ¡Qué manera tan positiva de ver las circunstancias! Porque él se dijo: "De nuevo tengo la oportunidad de hacerlo", y lo hizo.

En fin, creo que ya entendiste el punto. Sonrie a la adversidad: Dios está contigo, ayuda a quienes te rodean porque están pasando por dificultades como tú, y no pierdas la oportunidad de usar lo que Dios te ha dado.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram