Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

¿Puede Haber Algo Mejor?

¿Puede Haber Algo Mejor?
¿Te imaginas a Adán en el jardín de Edén, disfrutando de ese paraíso? ¿Podía existir algo mejor que eso?
Cuando el hombre estaba en el jardín, en medio de lo mejor de la tierra, creyendo que no podía existir algo mejor que lo que tenía... Dios lo sorprendió con el sello de su creación.

"Entonces el SEÑOR Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre, y éste se durmió. Y Dios tomó una de sus costillas, y cerró la carne en ese lugar. De la costilla que el SEÑOR Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre." (Génesis 2:21-22)

Cuando Dios terminó la creación, la tierra era un hermoso paraíso. Una tierra fértil, cualquier fruta era comestible, sin desiertos, sin contaminación, sin animales ponzoñosos. Y para acabarla, pone al hombre en un Jardín, es decir, en un área con lo mejor de lo mejor, de TODO árbol delicioso, de todo animal para convivir. Y allí vivía tranquila y reposadamente. Y pensando "Esto sí que es vida".

Y pensando que no podría existir algo mejor para su vida. Dios le sorprendió mandándolo a dormir, y al despertar, delante de él estaba algo que realmente lo sorprendió, algo que lo dejó perplejo, nuevamente DIOS le había sorprendido, cuando pensó que nada podía sorprenderlo, el Señor le trajo a la mujer.

Así como Jesús cuando convirtió el agua en vino, y este vino era el mejor, es decir, se reservó lo mejor para el final. De esa misma forma, en su creación se reservó lo mejor para el final. Mujer, Dios te hizo especial, única, y con un propósito maravilloso. ¡Nunca lo olvides!
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram