Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Cuidando Al Corazón Espiritualmente

Cuida Tu Corazón
¿Por Qué La Biblia Pide Esto?
Descubre cómo cuidar tu corazón espiritualmente

Una de las pieles más costosas del mundo es la del armiño, ese animalito que vive en los matorrales de Asia y de Europa, y que cuida con singular orgullo su blanco pelaje. Es increíble cómo se protege a sí mismo para no mancharse.

De esta característica del armiño, los cazadores obtienen cruel ventaja. En lugar de colocar trampas para cazarlos, cubren con barro la entrada de la cueva del pequeño animal. Cuando éste llega allí, en lugar de limpiar la puerta obstruida por el barro, por no manchar su piel, prefiere ponerse a luchar contra los perros de caza, ante los cuales, por cierto, siempre sale perdiendo. Y así, por mantenerse limpio, el armiño pierde la vida. Y es que: la pureza, vale más que la vida.

¿Qué es la pureza?
La pureza va mucho más allá de fijarse límites en tu vida amorosa o en las citas. Es mucho más que una lista de “No se puede y Sí se puede”. Ser puro es entregarse completamente al Señor.

Pureza es más que abstenerse de sexo fuera del matrimonio. Tiene que ver con la forma en que te relacionas con los demás. Las cosas que haces y piensas incluso. Y hasta la forma en que ocupas tu tiempo. La verdadera pureza es cuestión de tener toda tu vida comprometida con el Señor.

En el Salmo 24:3-4 “Sólo puede subir al monte de Dios y entrar en su santo templo el que siempre hace lo bueno y jamás piensa hacer lo malo; el que no adora a dioses falsos ni hace juramentos en su nombre.”, David nos da algunos tips acerca de la pureza:

(1) Ser de manos limpias. Esto quiere decir que seas una persona que practique siempre hacer el bien a los demás.
(2) Se puro de corazón. En tu mente (corazón) no permitas que tome lugar pensamientos maliciosos: engaños, venganza, falta de perdón, deshonestidad, lujuría, etc. Y es que si en tu pensamiento maquinas para mal, esa idea bajará al corazón y el siguiente paso que darás será realizarlo.
(3) No adorar ídolos. Un ídolo es aquello que reemplaza a Dios en tu adoración, lo quita del primer lugar en tu vida y en tu corazón. Así que no necesariamente es un objeto de barro o una estampita. Puede ser el dinero, video juegos, un novio o novia, la popularidad, etc.
(4) No mentir. No hablar con mentiras o engaños, caminar en la verdad que es Cristo.

Sobre Toda Cosa
Jesús enseñó (Mateo 5:8): “Bienaventurado los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”. Y es que la impureza, en cualquiera de sus formas, deja una huella de remordimiento tras el placer fugaz que provoca; la limpieza del alma proporciona la íntima alegría de vivir.

Por eso Salomón insistía (Proverbios 4:23): “Sobre toda cosa guardad, guarda tu corazón, porque de él mana la vida”. ¡Sí! Ese corazón, que no es otra cosa que la mente, el pensamiento, sólo puede conservarse puro y bien intencionado si permitimos al Espíritu Santo que nos ayude a orientar la vista y los otros sentidos hacia el Señor, en vez del pecado.

Conclusión
No permitas que tu mente divague, porque es en los momentos de ocios en los que surgen las ideas corrompidas. Y recuerda, entre más cercana sea tu relación con el Señor, dependiendo de Él y rogando su ayuda cada día, es como podrás permanecer limpio a pesar de estar rodeado de un mundo contaminado por satanás.
Julito Julito Author
Anónimo dijo...

If you could e-mail me with a few suggestions on just how you made your blog look this excellent, I would be grateful.

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram