Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Soy Amigo De Dios ¿Y tú?

Esta es la historia de JUAN
Juan era un chico que vivía en la playa. Su padre, su hermano y él eran pescadores. Antes de salir el sol, se levantaba y se preparaba para subir a su barca y después ir al mercado a vender lo pescado. Y eso era de todos los días. ¿A poco no habría más para él?

Juan, al igual que tú, aspiraba a mucho más en la vida. No podía meter en su mente la idea de que eso sería todo para él, sabía que había algo más. Su padre, Zebedeo, les contaba siempre historias maravillosas y hasta "increíbles" de DIOS. Les contaba como Dios abrió en una ocasión el Mar Rojo para que todo su pueblo cruzara al otro lado, lo mismo hizo con el Río Jordan (un río que ellos conocían bien). Y fue así como Juan tenia el deseo ferviente de CONOCER más de ese DIOS tan maravilloso, pero también se preguntaba ¿Por qué ya no hace cosas como esas Dios?

Busco en las iglesias y entre los hombres más religiosos de su pueblo, pero a todos ellos parecía importarles más los problemas acerca de COMO se debe orar, o EN QUE LUGAR se debía de buscar a Dios, se interesaban más en JUZGAR y criticarse uno al otro, se empeñaban en tratar de acabar con la reputación de las demás religiones, de tratar de convencer de que SU RELIGION o su creencia era la única y verdadera. A cualquier religión que se acercaba todas hacían lo mismo. No faltó quien le dijera: "No importa cuál decidas, porque todas las religiones llevan a lo mismo" y si es cierto. TODAS las religiones llevan a lo mismo: a la confusión; ¿cuál será la verdadera? ¿por qué hay tantas diferencias entre una y otra cuando todas hablan de DIOS?

Eso le llevó a preguntarse ¿será que DIOS esta en una religión? Hasta que cierto día, un tocayo suyo (Juan pero le apodaban el Bautista) le señalo a un hombre que iba pasando por allí y le dijo: “EL es el MESIAS, el CORDERO de DIOS”. Así que Juan se fue corriendo hacia EL para tratar de aprender de EL, pero este hombre hizo algo distinto a lo que pensó que haría como cualquier otro maestro: lo invito a ser SU AMIGO, a convivir con El, acompañarlo, estar con EL. Era su amigo íntimo, convivía con El todo tiempo, iba a las fiestas con El, paseaban en barca y visitaban enfermos y pobres juntos, oraban juntos, tenían experiencias espirituales maravillosas JUNTOS. Enfrentaba demonios junto a EL incluso tormentas con EL.

Una noche, en la cena mas especial (porque era la ultima cena con SU AMIGO) incluso se sentó a su lado; y era tan grande su amor y su amistad que estaba recostado sobre su pecho. Estuvo con El, incluso durante su muerte, SU AMIGO era JESUS (DIOS mismo). Fue entonces que JUAN pudo entender que a DIOS no se le halla en una religión, sino en una persona. EN JESUS. DIOS era su amigo, hizo de DIOS su amigo y no su religión.

Hoy algunos de nosotros también podemos decir: “SOY AMIGO DE DIOS”, Y quiero preguntarte ¿y tú? Hemos hecho de DIOS nuestro AMIGO a través de su HIJO JESUCRISTO; y no nuestra religion. ¿Y tú que esperas? Es lo más maravilloso que te puede pasar en esta vida, descubrir que Dios más que religión es un AMIGO que te ama, es una relación.

Yo que tu, me hago amigo del Creador del Universo. ¿Quieres hacerlo? Entonces dile: "Dios yo quiero ser amigo tuyo, creo que Jesús es tu hijo y que vino para morir en mi lugar, para que tú y yo pudiésemos ser amigos."

No olvides lo siguiente:
La religión es el intento del hombre para acercarse a Dios.
Jesucristo es el intento de Dios para acercarse al Hombre.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram