Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Urgente vs Importante

No podré olvidar esta escena: el niño estaba muy emocionado, su padre había prometido llevarlo al circo. Él ya estaba listo, como sabes, horas antes, porque al terminar de comer irían como familia a disfrutar del espectáculo. En eso estaban cuando el móvil del papá sonó. Mientras escuchaban al padre hablar por teléfono, el niño comenzó a entristecerse y dirigió sus paso al cuarto. Algo urgente del trabajo llamó la atención de su padre y hasta olvidó que estaban a punto de salir hacia el circo.

Con lágrimas en los ojos, caminaba lentamente hacia su cuarto, pasó a un lado de su mami quien lo miró con tristeza. Hasta que escuchó decir a su padre: "Bueno, pues ese asunto tendrá que esperar. No puedo ir en este momento." El niño volteó muy feliz, con esa maravillosa sonrisa que, si eres padre lo comprendes mejor, llena de vida y satisfacción el corazón. Su mamá le sonreía con mucha gratitud a su padre, pero le dijo: "El circo volverá, ¿lo sabes verdad?" "¡Sí!, lo sé", respondió el padre, y mirando a su pequeño agregó: "Pero su infancia, ¡no!"

Cada día debemos tomar decisiones acerca de en que invertiremos nuestro tiempo. Hay una lucha entre cosas urgentes y cosas importantes. Por supuesto que habrá consecuencias al posponer una tarea o algo urgente del trabajo o la oficina. Pero cuando la alternativa es tener tiempo para tu hijo o hija, ¿cuál tendrá más valor, lo urgente o lo importante

Valora muy bien tus opciones, con mucho cuidado planea tus actividades. Algunas de esas veces, lo urgente puede esperar, cuando hay algo realmente importante (como tu familia) que deberá estar encima. Sigue el consejo que Dios nos da en Romanos 16:19: "sean sabios para hacer lo que está bien".
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram