Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Ateos famosos - Stephen Hawking

Son incontables las ocasiones en que alguna persona se acerca a mí y me cuestiona acerca de mi fe. A mí me gusta poder hablar y cuestionar incluso mi propia fe, eso mismo es lo que Dios me pide, es por ello que Dios me dio libre albedrío, para poder cuestionar y decidir "libremente".

Es probable que te hayas topado con algunas de estas personas, que se jactan tanto de su conocimiento, que terminan no argumentando, que sería maravilloso para poder seguir aprendiendo, sino ofendiendo. A mí me ha pasado, y en cuanto comienzan a querer ofenderme terminan citando cosas como: El cristianismo es la negación total del sentido común y la razón (Mijaíl Alexándrovich Bakunin), o En el mundo existen dos clases de hombres: hombres inteligentes sin religión y hombres religiosos sin inteligencia. (Abu al-'Ala' Al-Ma'Arri, Filósofo, poeta y escritor ciego árabe).

Me permitiré ahora usar esas mismas frases que ateos suelen utilizar, porque: La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia (Amos Bronson Alcott, filósofo y profesor estadounidense y ateo), y aunque los ateos generalmente argumentan que nosotros, los creyentes en Dios, somos los ignorantes, no desean estudiarse a sí mismos.

3. Es Posible
Stephen Hawking es un físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico. Sus trabajos más importantes hasta la fecha han consistido en aportar, junto con Roger Penrose, teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales en el marco de la relatividad general, y la predicción teórica de que los agujeros negros emitirían radiación.

En más de una ocasión, al citar sus frases, me dicen: “¿A ver cómo respondes a lo que la mente más brillante de la historia de la humanidad asegura? O ¿Cómo te atreves a comparar tu manera de pensar, o siquiera pueda compararse con la mente más brillante?”. Pues bueno, me atreveré de nuevo a dar mi humilde apreciación de una de sus frases más citadas.

Dado que existe una ley como la de la gravedad, el Universo pudo y se creó de la nada. La creación espontánea es la razón de que haya algo en lugar de nada, es la razón por la que existe el Universo, de que existamos. No es necesario invocar a Dios como el que encendió la mecha y creó el Universo… Lo que he hecho es mostrar que es posible que la forma en que comenzó el universo este determinada por las leyes de la ciencia. En ese caso, no sería necesario apelar a Dios para decidir como comenzó el universo. Esto no prueba que no exista dios, solo que Dios no es necesario. (De su libro El Gran Diseño)

Vamos a examinar por parte sus dichos:
Dado que existe una ley como la de la gravedad, el Universo pudo
Lo primero a lo que Stephen Hawking se refiere es a la posibilidad de que el Universo pudo haberse creado de la nada (perdonen la redundancia, la consideré sumamente necesaria).
E inmediatamente después afirma…y se creó de la nada.
O sea, primero dice es posible, y luego sin tener pruebas, sólo porque él quiere asegura. Esto no tiene nada de científico y lógico. Pero sí mucho de emocional. 

Continua diciendo es posible que la forma en que comenzó el universo este determinada por las leyes de la ciencia.
Es posible, es una posibilidad, no es un hecho comprobable, de serlo no hubiera dicho es posible, sino... es un hecho.
Por lo que concluye diciendo que si se pudiera explicar las leyes que intervinieron en el comienzo del universo entonces no sería necesario apelar a Dios para decidir cómo comenzó el universo.

Usaré una alegoría para explicar mejor esto. La forma en que una obra de arte surge es un misterio: el cómo unos trazos de pintura por aquí y por allá llegan a ser un conjunto maravilloso de colores; o el cómo un conjunto de sonidos llegan a ser una maravillosa melodía, etc. Pero si se analiza el cerebro del autor, descubriremos las leyes que intervienen en este proceso. ¿Ya no será necesario apelar al autor para decidir cómo surgió esta obra de arte?

Pero bueno, es una alegoría burda. Lo que sí me resulta importante es lo que concluye.
Esto no prueba que no exista dios, sólo que Dios no es necesario. En ambas afirmaciones coincido. ¿Cómo?


(1)   El punto clave de toda su cita la encuentro aquí. El hecho de que se pueda describir el proceso científico o descubrir las leyes que intervinieron en la creación, no es una prueba de que Dios no exista. Stephen Hawking no está diciendo que Dios no existe. Estoy de acuerdo con él.


(2)   Y, definitivamente, Dios no es necesario para describir las leyes científicas que intervinieron en su creación. De hecho, la Biblia jamás intenta ser un tratado científico. No busca describir la ciencia que interviene en todo lo que hace. Incluyendo los milagros, los cuáles pueden ser explicados científicamente. Dios nos dio la suficiente inteligencia para descubrir esas leyes solos, sin su intervención.


Resumiendo, Stephen Hawking no asegura que Dios no exista, y tampoco podría asegurarlo usando la razón, usando la ciencia. Lo que sí asegura es que él no quiere creer en Dios, él quiere encontrar explicación para no tener que considerar a Dios en su propia vida.


La historia de muchos. Desean encontrar una justificación para su deseo de no creer y obedecer a Dios. Y es por eso que muchos ateos, ni siquiera razonan lo que están citando, tan sólo se identifican con la filosofía de Stephen Hawking de no considerar a Dios necesario en su vida.  

Por mi parte, considero la ciencia buena, importante, necesaria, e interesante. Ya que ayuda a comprender más la naturaleza en la que Dios me dejó viviendo y así poder aportar para mejorarla. Pero considero sumamente necesario a DIOS en mi vida personal, ya que me ayuda a comprender mi propia naturaleza y así también permitirle cambios para ser una mejor persona, para ser todo lo que Él tiene diseñado que sea.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram