Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

En Quietud


Vino a mi mente la historia de una persona que quedó encerrada en una pequeña caverna, la cual estaba inundándose y por más que luchaba para tratar de desbloquear la salida no podía. Oraba pidiendo a Dios que lo librara de ello y comenzaba de nuevo su lucha. Hasta que el agua le llegó al cuello, literalmente, decidió dejar de luchar y dijo: Está bien Dios, si tú voluntad es tenerme ya contigo que así sea. Y sin luchar se sumergió y entonces, ya con el agua en calma pudo notar que el agua corría hacia una pequeña abertura en una de las paredes. Emergió y tomó oxígeno para poder ver que era y al golpear esa pequeña abertura se fue haciendo más grande con facilidad ya y por allí pudo escapar.

Nuestra reacción normal ante los problemas, ante los ataques, ante la adversidad es luchar, a veces, desesperadamente para hallar la solución. Perdemos los estribos, nos ponemos histéricos, lloramos, pataleamos, nos lamentamos, en otras palabras, perdemos la paz. Agitamos tanto las aguas de nuestra alma que simplemente pensamos que no hay solución. Y hasta creemos que Dios no está interesado en ayudarnos, porque Él no está haciendo nada a nuestro favor.

Un principio que David aprendió a lo largo de tantas pruebas, adversidades, dificultades, persecuciones, y más situaciones que se enfrentó en su vida fue que, en esos momentos, uno debe aprender a estar en paz, a tranquilizarse, a respirar profundamente y recuperar la paz viniendo a los pies de Dios y descansar en Él. Porque es en quietud, en tranquilidad, en paz a los pies de Dios que podremos ver la solución que Él ya tiene.

Tener fe no es venir a Dios y pedirle que Él actúe. Tener fe es venir a Dios, pedirle que actúe y entonces tú dejar de agitar las aguas, dejar de patalear, para comenzar a ver lo que Él ya está haciendo a tu favor. No se trata entonces de pedirle que Él colabore con tu plan, sino tú ver el plan de Él y entonces hacer tu parte. Pero para ello necesitas aprender a estar en quietud delante del Señor.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram