Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Dios Me Rescata



Analicemos, David, él hombre que está haciendo esta oración había sido perseguido por un rey su ejército para ser atrapado y ejecutado. Tuvo que vivir entre sus enemigos haciéndose pasar por enfermo mental para no ser ejecutado por ellos. También había fallado a Dios pecando en adulterio, engaño y asesinato, y esto lo hundió en una vida sin disfrutar del gozo de la salvación de su Señor. Por si fuera poco, también fui traicionado por su hijo, quién quiso darle muerte para apoderarse de su trono. ¡Más hundido no podía estar!

¿Cuántas veces hemos estado así? Nos sentimos como un pozo muy profundo y lleno de agua, a punto de ahogarnos. Ya sea por causa de otras personas que buscan hacernos daño, o como consecuencia de nuestras malas decisiones, metidas de pata, o nuestro propio pecado. Hemos sentido que la vida va de mal en peor, que nos encontramos en una especie de arenas movedizas, entre más te mueves para salir, más te hundes.

La solución para este problema no puede venir de alguien que esté en el mismo nivel en el que nos encontramos. La ayuda debe venir de alguien que este a un nivel más alto, afuera del pozo profundo, afuera de las arenas movedizas para que nos extienda su mano para tomarla y nos jale hacia el lugar seguro. Y ¿qué crees?, tú y yo, podemos recurrir a Dios, quién está dispuesto a extender Su mano y sacarnos del pozo profundo en el que nos encontremos.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram