Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

¡No te jactes!


No me considero profeta, pero sí soy alguien preocupado por lo que veo en la actualidad dentro de la Iglesia de Cristo.

Hay muchas personas y ministerios levantándose, usando los dones espirituales, y eso es bellísimo y bueno, pero la mayoría sin desear o recibir instrucción adecuada al respecto, y terminan dañando más que bendiciendo.

Por tanto, quiero compartirles mi experiencia con algo que sucede con el don de profecía. Espero te sea útil.

La profecía, por cierto, no consiste en estar ‘diciéndole’ el futuro a las personas o ministerios. La profecía consiste en hablar de parte de Dios y cuando lo hace, rara vez es para decirle lo que tiene que hacer o qué le depara el futuro. Pero bueno, eso es otro rollo.

Un profeta no está llamado a andar descalificando a otros, u otros ministerios, o a personas. Sin embargo, el Señor suele usarlos como instrumentos para juzgar la labor o el actuar de alguien. Y por juzgar no me refiero a descalificar, sino a corregir lo que se está haciendo mal. Profeta, estoy seguro que estás de acuerdo conmigo, ¿no es así?

Viene mi palabra para ti. Muchos profetas se excusan diciendo que tienen permiso del Señor para juzgar, pero que su palabra no debe ser juzgada porque, al fin y al cabo, ¡así dice el Señor! Error, en primer lugar toda palabra que salga de labios de algún siervo del Señor: apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro, debe ser juzgada; es decir, pesada y comparada con la BIBLIA, a fin de discernir y tomar lo bueno y rechazar lo malo.

Una cosa más que debes considerar. El hecho que el Señor escoja algún instrumento para traer juicio sobre alguien más, no significa que Dios está respaldando todo lo que es o hace este instrumento. ¿Qué? ¿No me crees? Lee Habacuc 1:5-11. Notarás que Dios levantó a Babilonia para emitir juicio sobre Israel. ¿Qué te quiero decir? Interpreta mi silencio.

Dios es soberano, y Él elige a quien quiera y lo que sea, a fin de hablar y llegar a su pueblo. A fin de provocarlo al arrepentimiento. Y aun cuando la intención en el corazón de tal instrumento no sea puro o correcto, ¡Dios lo usará! Así que, cada vez que Dios te use como instrumento para corregir a otro, ¡no te jactes ni vanaglories!, tampoco asumas que Dios no tiene nada que reprocharte a ti, es decir, no te conviertas en Babilonia, porque al fin y al cabo ya sabes qué le pasó.

P.D. un profeta está acostumbrado a hablar fuerte, así que estoy seguro que no te molestará la forma en que he expresado mi consejo.
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram