Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Papas Extraterrestres

¿Verdad que mamá y papá son extraterrestres?

S alguna vez tuviste dudas de si podía o no existir vida extraterrestre. Basta con despertar cada día con mamá y papá para darnos cuenta de que sí es posible. Porque es increíble la manera en que, aun viviendo en el mismo universo, nos cueste comunicarnos con ellos. Es como si hablaran otro idioma y no comprendan nuestras necesidades, como si no viviesen en la misma tierra en la que nosotros vivimos.




Estás en tu cuarto cuando ves entrar a tu mamá por la puerta, con un traste lleno de ropa sucia bajo el brazo y con la mirada horrorizada y escaneando toda la habitación. Para finalmente poner el traste en el suelo y con los brazos en la cintura decirte: '¿Cómo es posible que puedas vivir en este tiradero biriirii bibibii riribibibiir tiiiiliii bbiiii biiiiriiii biiniitititilllii riibiii ? ¿Me estás escuchando?' Y tú sólo puedes decir: '¡Sí mamá escuché! Hay que aclarar que no entendiste ni jota de lo que te dijo.
Pero lo mismo sucede cuando llegas con tus papás y les dices: '¡Mamá, papá.. voy a ir a una fiesta mañana a la que me invitaron, es que vamos a ir todos mis amigos(as) porque es una fecha bien importante para nosotros ya que estamos cumpliendo una semana de tener esta maravillosa amistad y pues ustedes saben que fiestas solo hay una cada fin de semana y pues birrii tiliii ni bibibir lpii ririt?' Y pongo esto porque al final de toda tu magnifica explicación acerca de la fiesta, tus papás te dirán: ¿Qué dijiste? ¿Fiesta dónde? ¿Cuándo? ¿Y por qué quieres ir? Y a todo esto, ¡Yo no te di permiso!
¡Hey! Pues parece que nuestros papás son 'extraterrestres' porque no entienden y tampoco hablan nuestro lenguaje. Porque siempre nos reclaman porque no entendimos lo que nos pidieron, y a nosotros nunca nos entienden cuando les hablamos. ¿Verdad que parecen extraterrestres?
Por si aún no te convences, veamos algunas características de algunos ‘aliens’.



I. LOS TIPOS DE ALIENS (PAPIS) (de extremo a extremo)

Los hay Tipo Alien: tan malos que hasta cuando sangran lastiman a los demás. Saúl (1 Sm 20:30-34)
·         Preocupado por su propia imagen o sus propios deseos.
·         Le mienta la mamá hasta a su propio hijo y hasta llegan a considerarlo ‘estorbos’.
·         Pone en riesgo la vida de su hijo, si no es que se los comen para escapar ellos.

Los hay Tipo Depredador: solo anda cazándote o buscando con quien ‘casar’. Jacob (Gn 37:2-3,14)
·         Un padre que siempre esperaba lo peor de sus hijos y buscaba cómo caerles en la movida.
·         Como es un ‘cazador’ verás el catálogo de parejas.
·         Tenía favoritismo (probablemente se la pasaba comparándolos).

Los hay del Tipo ET: dulces buena onda siempre buscando ayudarte. Papás de Sansón (Jueces 14:3-5)
·         Buscan aconsejarte para que tomes la mejor decisión.
·         Buscan la manera de apoyarte en tus decisiones.

Los hay Tipo Superman: salvan a todo mundo, pero no están para ti. David (2 Sm 13:20-22)
·         Exitoso, buena onda para todos, pero sin tiempo para sus hijos.
·         Su trato era injusto (versículo 21 – Cuando el Rey David se enteró de lo que había sucedido, se enojó mucho Pero no castigó a su hijo Amnón, porque lo amaba, por ser su hijo mayor.)
·         Cuando ‘se le puede’ hablar y contar los problemas, da el avión, los ignora hasta que ya está todo encima.

Los hay del Tipo Alf: no le interesa nada de lo que hagan los demás. Elí (1 Sm 2:12,22-25)
·         Habla pero no hace. Nunca se preocupa por lo que hacen más que cuando la gente habla.
·         No pone límites y permite que sus hijos hagan todo lo que quieran. (por cansancio, por vejez, por qué no está y quiere ser ‘buena onda’).

He de suponer que ya ubicaste a tu progenitor, ¿no es así? No sé cuál sea el estilo de papá que tienes pero lo que sí puedo asegurarte es que cuando has tenido esas discusiones de corte ‘Star Trek’ (guerra intergaláctica), y has tenido que quedarte como ‘honguito’ en casa mientras que los demás si fueron a la fiesta que a ti no te dieron permiso, o quizás tuviste que ‘ingeniártelas’ para llegar a pedir perdón en vez de permiso, has perdido la esperanza de que un día tus padres puedan cambiar.



II. LA ACTITUD DE LOS HIJOS
Yo creo que es por esa falta de esperanza y fe en que los padres puedan cambiar, algún día, que muchos hijos comenzamos comunicarnos con ellos de manera equivocada. En vez de hablar un idioma que puedan ellos entender, intentamos hablarles con un idioma que no comprenden y hasta odian. Comenzamos a:
·         Ser indiferentes, alejados, distantes y no compartir planes, sueños y menos tiempo con ellos.
·         Ser egoístas, y se da una discusión para saber ‘quién da más’. Los padres aseguran dar todo por los hijos, y los hijos aseguran que ellos nunca les dan ‘algo’. Y cuando les toca dar algo, lo hacemos en plan gruñón.
·         Ser soberbios, las negociaciones con estos ‘aliens’ como que requiere que exijamos las cosas, no agradezcamos y ofendernos si no nos lo dan, al borde de declararles la guerra o irnos de su planeta.
·         Cerrar los oídos, considerando que nosotros lo sabemos todo mientras que ellos no saben nada de nada (a pesar de sus años de experiencia no se compara con nuestros muchos años de conocimiento avanzado).
·         Preferir las ciber relaciones: face, twetter, whats, etc; o con los amigos de la escuela y hasta la iglesia poner de pretexto para no pasar tiempo con ellos (aunque luego nos quejamos de que ‘nunca’ tienen tiempo para nosotros).
·         Ser interesados, solo cuando necesitamos algo de ellos andamos detrás.
·         Ser sarcásticos, sin hacer lo que se nos pide justificándonos, ‘y ¿cómo papá o mamá?’
·         Querer hacer todo lo que se nos pegue la gana.
·         Comportarnos como sicarios: altaneros y ofensivos, al grado de ponerse al tú por tú (no tienen si no usarían el rayo desintegrador contra los padres).
·         Regañar, a que nos regañen a nosotros mejor nosotros regañamos.
·         Ser indiferentes: no valorando lo que sí se tiene, y reprochando siempre por lo que no se tiene.
·         Actuar de manera ofensiva contra ellos: teniendo novio(a) a pesar de que no les gusta, a volarse las clases, a irse sin permiso o llegar tarde, me rapé sin avisar, me hago cortes porque no me dejan hacerme tattos. ¡Si te gusta! Total, ya lo decidí.
·         Ser poco colaboradores mucho menos serviciales, ya ni siquiera el cuarto levantamos. Queremos mascota pero no queremos cuidarlas. Y queremos que todo lo haga otro. Es que ¿por qué siempre yo?
·         Fríos: ni buenos días, ni siquiera un ¿amaneciste?, que tal un beso, un abrazo, un ‘post it’ al menos. Pero, ¿es que nadie me comprende ni me abraza, siempre me dejan solo?

Ahora déjame decirte lo verdaderamente importante, ¿qué onda con los hijos? ¿Cuál debería ser nuestra manera de actuar si nos toca dormir con el enemigo cada día? Te lo diré de esta manera: si tú estás interesado en que un 'gringo' te entienda, tú debes aprender a hablar inglés. Y así, si tu anhelo es que tus padres te entiendan, para que te den más permisos, para que comprendan tus problemas, etc., debemos intentar hablar su idioma: y ese idioma se llama 'honra'.

¿Por qué Dios dice en Efesios 6:2 ‘honra a tu padre y a tu madre’? ¿Acaso Dios no sabía que los padres, en el momento en el que un hijo llega a la adolescencia, son abducidos por alienígenas y se transforman en un ser terrible que sólo desea hacernos la vida de cuadritos? Pues ¡sí!, sí lo sabía y por eso dejó el mandamiento bien claro y además la acompañó con una promesa. Porque sabía sin duda que no sería fácil cumplirla, así que nos da un incentivo. Efesios 6:3: si honras a tu padre y a tu madre, «te irá bien y tendrás una larga vida en la tierra»

Muchas veces creemos que ‘nos va mal’ por causa de nuestros padres. Pero lo que Dios nos dice claramente es que, al contrario, es cuando no los honramos que ‘nos va mal’.

Veamos algunos ejemplos de lo que le sucedió a estos jóvenes hijos de los extraterrestres citados anteriormente y puedas comparar lo que pasa cuando se honra, y cuando se decide no honrar a los padres.

III. RESULTADOS POR HONRAR Y NO HONRAR
Los hijos de Jacob decidieron no honrar a su padre:
·         El favorito los incitaba a celos a sus hermanos (pleitos en el hogar).
·         Los hermanos decidieron deshacerse del favorito (alguien abandona el hogar).
Cuando decidieron honrar a sus padres:
·         El que se fue vivió esclavizado: hasta que entendió que había llegado a ese hogar con un propósito.
·         Los hermanos vivieron esclavizados: a la culpa por haber vendido a su hermano, hasta que confesaron su pecado.
·         Hubo reconciliación y éxito y sobrevivencia para todos.

El hijo de Saúl decidió honrar a su padre:
·         Pese a todo lo que le hacía su padre: obedeció pero obedeciendo a Dios primeramente; nunca faltándole el respeto, pese a que su padre sí le gritaba de cosas; realizando sus deberes con cuidado y esmero (era el príncipe).
·         El futuro Rey de Israel (fuese quien fuese) tenía que deshacerse de toda la familia de Saúl (lo incluía a él) para asegurar su trono, pero Jonathán era amigo de ese futuro rey (David), le perdonaría la vida y tendría un lugar en su reino.

Los hijos de David decidieron deshonrar a su padre:
·         El mayor, Amnón, violó a una media hermana.
·         Absalón mató a su medio hermano en venganza, y luego intentó derrocar a su padre.
·         Amnón y Abasalón murieron trágicamente.
Un hijo de David decidió honrar a su padre:
·         El más pequeño, Salomón, no estaba considerado para ser el futuro rey (no era el consentido)
·         Sin embargo Salomón obedecía en todo a su madre y siempre fue respetuoso de su padre (aunque era el que menos convivía con él).
·         Siguió sus consejos cuando heredó el trono de su padre.
·         Llegó a ser un rey, aún más glorioso que su padre.

Los hijos de Elí decidieron deshonrar a su padre: murieron jóvenes y feo.

Sansón decidió deshonrar a sus padres, no escuchando sus consejos: murió joven y feo.
¿Lo notaste? ¡Hay una enorme diferencia! Aquellos hijos que decidieron ‘deshonrar’ a sus padres: no escuchándoles, ofendiéndoles, desobedeciéndoles, peleándose con ellos, reclamándoles, no comunicándose con ellos, etc. ¡Murieron! Y trágicamente. En vez de obtener lo que tanto desearon y pensaron lograrían lejos de sus padres, obtuvieron pesar y dolor. (Aunque uno de ellos tuvo padres buenísima onda)
Pero aquellos que decidieron honrar siempre obtuvieron el éxito (aunque sus padres fueron de lo peor). Comprobado, honramos a papá y mamá, y ¡nos irá bien! Se cumple lo que dice Proverbios 20:20.

IV. ¿CÓMO HONRO A PAPÁ Y MAMÁ?
Este principio que te daré funciona, tanto si tienes padres tipo Alf (el extremo buena onda), como padres tipo Alien (el extremo mala onda).
He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas. (Mateo 10:16).

1. Prudencia
·         Es la virtud de actuar de forma justa, adecuada y con cautela.
o   Justicia: ¿te han ayudado?, ¿te han cuidado?, ¿cuándo no se puede?,
o   Adecuada: hay lugar y tiempo para todo, el vestir, el peinado, etc.
o   Cautela: ¿llega enojado?, ¿te reclama por todo?, ¿busca pretexto para pelear?
·         Es la virtud de comunicarse con tus papás con un lenguaje claro, literal, cauteloso y adecuado.
o   No hables con rodeos, No ocultes la verdad ni la digas a medias, No insinúes dilo abiertamente
o   No uses a otros para comunicarte, No esperes a que otros se lo digan,
o   Busca momentos para dar malas noticias, No respondas con palabras ofensivas o gritos
·         Es la virtud de respetar los sentimientos, la vida y las libertades de las demás personas.
o   También son seres humanos que se equivocan, se frustran, se duelen, se enferman, etc
o   También necesitan perdón, consuelo, apapacho, cuidados, etc
o   Un tip: no te involucres en sus discusiones (a menos que haya golpes = levanta denuncia)
·         Es la virtud de evitar todo aquello que pueda provocar daño.
o   Escucha sus consejos, ten en cuenta sus advertencias, no hagas aquello que pueda provocarles un daño (no sabes cómo reaccionarán o resistirán a una terrible noticia), evita lugares solos a solas con la novia(o), o en casa solos, o llegar tarde a la casa, palabras hirientes, o aquello que pueda romper la confianza.
2. Sencillos
·         Inofensivos e inocentes.
o   Un estado que hemos perdido tristemente, ya sea por curiosidad, por imitación, por decisión, pero que podemos recuperar  a través del nuevo nacimiento.
o   Necesitamos a Cristo para nacer de nuevo y recibir esa naturaleza inofensiva e inocente.

V. SI HAY ESPERANZA
La realidad de las cosas es que el regreso de Jesucristo ya está a la vuelta de la esquina. Pero eso nos lleva a vivir esta experiencia: »Un hermano traicionará a muerte a su hermano, un padre traicionará a su propio hijo, los hijos se rebelarán contra sus padres y harán que los maten. (Mateo 10:21) Te suena familiar, ¿verdad?
Pero antes de la venida de Cristo también se prometió lo siguiente en Malaquías 4:5-6: Dios hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el de ustedes hacia los padres. Tus papás si pueden cambiar, sí pueden ser buenos padres, pero Dios comenzará contigo porque tú necesitas primero experimentar lo que Él ofrece.
  •  
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram