Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Tan Vasto Como El Mar

Tan Vasto Como El Mar
¿Qué Tan Inmenso Es El Amor De Dios Por Ti?
El amor de Dios por ti, es tan inmenso como la cantidad de agua que cubren la tierra.

Cada vez que tengo la oportunidad de ir a la playa me encanta ver el horizonte. Ver hasta dónde alcanza mi vista y en dónde se pierde de vista el vasto océano. Entonces termino diciendo: "Wow, que inmenso es Dios". Lo más increíble de esto es que lo que puedo alcanzar a ver del océano, es tan sólo una pequeña parte del total de los océanos en el mundo.

Y eso hablando tan sólo de la superficie. Porque en las profundidades hay aún más agua. Es tan vasto, que los científicos estiman que tan sólo se ha descubierto un 10% de las especies marítimas.

Pero, si esto te parece sorprendente, déjame decirte que ante la inmensidad del amor de Dios por ti, el océano es tan sólo un pequeño lago. El amor de Dios es tan vasto, tan completo, tan poderoso que ninguna otra cosa es grande, comparado con tal grandeza. Y la mejor parte de todo esto es que ese maravilloso amor es derramado en nuestro corazones, para que éstos sean llenos, a través del Espíritu Santo.

Dios ama a cada uno de nosotros y no hay nada que puedas hacer para que Dios te ame más, o menos. El amor de Dios no tiene condición. Dios te ama porque es Su Naturaleza amar. Así que recibe su amor y compártelo con aquellos que lo necesitan.

El amor de Dios es más grande de lo que puedas imaginar, así que compártelo con los demás cada día, no importa cuando "duro de amar" sea esa persona.

...Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor. (Romanos 5:5)
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram