Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

¡¿Qué? ¿Qué?!

¡¿Qué? ¿Qué?!
¡No te ha pasado que cuando todo se pone feísima te frustras tanto que buscas a quién echarle la culpa? ¿Gobierno, Escuela, Esposo(a), etc? ¿Se solucionó algo al encontrar culpables?
Descubre cómo fue la experiencia del pueblo de Israel ante una situación de vida o muerte y porque Dios les dijo: "No teman, no hagan nada"

Mientras el faraón se acercaba, los israelitas levantaron la vista y se llenaron de pánico al ver que los egipcios los alcanzaban. Entonces clamaron al SEÑOR y le dijeron a Moisés: —¿Por qué nos trajiste aquí a morir en el desierto? ¿Acaso no había suficientes tumbas para nosotros en Egipto? ¿Qué nos has hecho? ¿Por qué nos obligaste a salir de Egipto? ¿No te dijimos que esto pasaría cuando aún estábamos en Egipto? Te dijimos: “¡Déjanos en paz! Déjanos seguir siendo esclavos de los egipcios. ¡Es mejor ser un esclavo en Egipto que un cadáver en el desierto!”. Pero Moisés les dijo: —No tengan miedo. Sólo quédense quietos y observen cómo el SEÑOR los rescatará hoy. Esos egipcios que ahora ven, jamás volverán a verlos. El SEÑOR mismo peleará por ustedes. Sólo quédense tranquilos. (Exodo 14:10-14)

Quitándonos lo religioso y espiritualoides, cuando tenemos problemas muy grandes, nuestra tendencia es enfrascarnos en el miedo, en el pánico, la fe disminuye y tambalea; y obviamente buscamos a quien culpar de nuestra situación, generalmente son los que están en liderazgo (gobierno, maestros, cónyuge, esposo, etc.).

El pueblo de Israel estaba en una situación similar. Acababan de salir de Egipto, al ser testigos de 10 terribles plagas que acabaron con la grandeza de Egipto y su Faraón. De hecho, la final fue la muerte de los hijos primogénitos del reino. Y ahora vagando en el desierto llegaron hasta el Mar Rojo, y estaban esperando que Moisés les dijera cómo iban a pasar. En eso vieron detrás de ellos la nube de polvo que se levantaba, era Faraón con su ejército que venían a matarlos.

La gente comenzó a temer, a dudar y obvio a culpar a Moisés. Pero Moisés no se enojó, ni les respondió: "Así dice el Señor 'Ayúdate que yo te ayudaré' ", Por el contrario, Moisés dijo algo ilógico para el momento que estaban viviendo: "¡No teman! ¡No hagan nada! ¡Tranquilos!"

¡¿Qué? ¿Qué?! Nombre seguramente Moisés estaba alucinando, como que no tomó mucha agua o se enloqueció por el calor del desierto. ¿Cómo que no hicieran nada? Si venía faraón y su ejército a darles muerte. Venía con toda su ira ya que habían destruido su reino y había muerto su primogénito, el próximo faraón. Yo de perdida, hubiera salido corriendo hacia otro lado y dicho: "No vengo con ellos".

Pero Moisés insistía: "No teman y no hagan nada", en pocas palabras estaba diciendo "Dios obrará". Ustedes tranquilos. Y fue de hecho lo que pasó, Dios le dijo a Moisés levántate y dile al pueblo que se ponga en marcha. La pregunta es: ¿Por qué el Señor permitió entonces que se acercaran los egipcios (los enemigos, los problemas)? Sencillo: Para que la grandeza de SU gloria se manifestara por medio del faraón y de su ejército... para que todo Egipto viera Su gloria y supiesen que El es el Señor. En pocas palabras, Dios permite que los problemas y pruebas se acerquen para que Veas Su Gloria de cerca y el mundo pueda conocer que tienes a un DIOS Todopoderoso. Pero para poder admirar Su obra necesitas tranquilizarte, no temer, estar tranquilo para tener un buen asiento en la zona VIP y ver como EL obra a tu favor.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram