Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Maná En El Desierto

Maná En El Desierto
¿Por qué tenemos que pasar por un desierto?
Descubre uno de los propósitos de esos tiempos difíciles por los cuáles el Señor nos permite pasar

Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: "Yo haré llover pan del cielo para ustedes. El pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de cada día, para ponerlos a prueba si andan o no en Mi ley. (Exodo 16:4)

Imagina que eres parte del pueblo de Israel, y has salido de Egipto, donde vivías como esclavo. Allá tenías casa, negocio, dinero y un mercado para ir a comprar para la comida. Pero ahora te encuentras en el desierto, sin casa, sin negocio, sin dinero que valga porque no hay tiendas ni mercados dónde comprar comida. En pocas palabras estarías descubriendo lo mismo que descubrió el pueblo de Israel: sólo Dios puede proveer lo que necesitas.

El pueblo de Israel no podía sembrar, no podía cosechar, no podía comprar, este era un tiempo en el que la única regla que les permitiría con vida era: DEPENDENCIA. Porque Dios les enviaba maná cada día. El pueblo de Israel tenía que salir y recoger el maná necesario para cada día y no podía almacenarlo, ni comerciar con él. Cada día tendría lo necesario y esa era la regla hasta que llegara el día previo al de reposo, el sexto día tenían que recoger el doble porque el día 7, Dios no enviaría maná. La regla durante el desierto era: depender totalmente de Dios.

Cuando Dios nos trae al desierto, no hay nada que podamos hacer para cambiar las cosas, hasta que Dios decida comenzar a cambiarlas. Tenemos que aprender a depender totalmente de Dios, y no a ir en contra de Él.

¿Te ha traído Dios a un desierto? ¿Te está enseñando y casi casi obligando a vivir dependiendo totalmente de Su provisión? Te diré que lo que debemos hacer es orar para que podamos aprender la lección por la cuál el Señor nos está permitiendo estar en este desierto. Y es que hasta el mismo Señor Jesús tuvo que depender de la provisión del Padre mientras estuvo en el desierto. Recuerda que Satanás lo tentó para que él hiciera Su propio esfuerzo y se proveyera de alimento ordenando a las piedras convertirse en pan, y el mismo Señor Jesús espero la provisión de Dios (al final le envió ángeles para que lo alimentaran).

Lo mismo sucederá mientras dure tu desierto, confía en SU provisión, Él enviará maná del cielo, y hasta ángeles para que no te falte nada. Y él lo hará para cada día. Y recuerda es sólo un periodo de tiempo, no es para toda la vida.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram