Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

A La Manera De Dios

Al Estilo De Dios
¿Cómo prepara el Señor a sus líderes?
Descubre cuál es la forma en la que el Señor prepara a sus líderes

"Saulo se levantó del suelo, y aunque sus ojos estaban abiertos, no veía nada; y llevándolo por la mano, lo trajeron a Damasco." (Hechos 9:8)

Yo recuerdo que mientras estudiaba en una universidad de las más prestigiosas de México, mi meta era graduarme y sabía que con el curriculum que tenía y mis calificaciones, me esperarían con los brazos abiertos en cualquier empresa. Me ofrecerían oficina elegante, con clima, un excelente sueldo y auto para movilizarme. Así se maneja en nuestra cultura: cuando se solicita los servicios de alguien, se le ofrece lo mejor para que no se vaya con la competencia. A eso estamos acostumbrados.

Pero ya sabemos que nuestros pensamientos y nuestra forma de actuar tienen poco o nada que ver con los pensamientos del Señor. Y es que cuando el Señor llama a alguien a su servicio, lo primero que ofrece son muchas pruebas y momentos difíciles.

Tenemos el ejemplo de Saulo de Tarso, quien posteriormente sería conocido como Pablo el gran apóstol. él fue tirado del caballo y quedó ciego el día que el Señor se le apareció para informarle que había sido escogido para ser parte del equipo.

Tenemos el ejemplo de Pedro, quién llegaría a ser el líder de los apóstoles al partir el Señor Jesús. El fue sarandeado por satanás el día que negó a Jesús durante su juicio, antes de su crucifixión, probablemente quedó lleno de desesperación, angustia y remordimientos.

También tenemos a Daniel, Sadrac, Mesac y Abednego, quienes fueron hombres importantes en una nación. Pero tres de ellos fueron arrojados a un horno encendido y el otro a un foso lleno de leones hambrientos por decidir servir fielmente al Señor.

Y no nos olvidemos de David, quién llegó a ser el máximo rey de Israel. Pero que tuvo que vivir como siervo y a la vez como fugitivo porque el rey quería matarlos.

La verdad me pareció muy extraña la forma en que Dios usa la adversidad para preparar a sus siervos para que hagan cosas grandes a su servicio. Pero esa es la manera de Dios. El Señor sabe que el corazón del hombre está dispuesto a dormir siempre que llegue a una zona cómoda. Así que intencionalmente nos coloca en situaciones y lugares difíciles para probarnos y conducirnos a experimentar niveles muy profundos e increíbles de Su Gracia.

En las regiones áridas, los árboles no pueden sobrevivir fácilmente, a menos que sus raíces profundicen bastante para encontrar agua. Una vez que alcanzan el agua, estos árboles se fortalecen, incluso se vuelven más fuertes que cualquier árbol que esté sembrado en una zona fértil. Su sistema de raíces le asegura que podrá sobrevivir a cualquier tormenta, simplemente no podrá ser desarraigado. Así mismo, Dios nos trae a situaciones difíciles extremas para que echemos raíces profundas en Él.

Supongo que estás pasando por momentos muy difíciles. ¿Te has preguntado si Dios te ama? ¡Sí! Te ama tanto que te ha traído a esta situación para que eches raíces profundas en Él, no tardará en demostrarte todo su poder obrando a tu favor. Así que no pierdas tu fe ni tu confianza. Después de esta prueba ya no podrán moverte con cosas insignificantes.
Julito Julito Author
PooZho! dijo...

heeyy..!!

enserio ke wen teema he..
porke esto es lo que nos preguntamos en ciertas ocassiones
los ke keremos servir al señor ii aveces teneemos situaciones dificiles..

pero no sabemos cuales son los planes del señor y cuaL es su voluntad en nosotross ii komo kiiere ke estemos preparados ii tambien cuando eL Señor nos dira : "ahora si hijo, estas preparado"

me gusto un chorro este tema..
Diios bendiga a mi pastor!! :D

bbie

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram