Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Fiesta Xtrema: Fiesta En El Desierto

¿Fiesta En El Desierto?
Descubre principios que te ayudarán a celebrar fiesta en los desiertos (momentos difíciles) de la vida

"...Le traemos un mensaje de parte del SEÑOR, Dios de Israel. Así dice el Señor: "Deja salir a mi pueblo, porque quiero que vayan al desierto a hacerme fiesta y a adorarme" (Exodo 5:1 NBD)

Tenemos un Dios que entiende a la perfección los gustos de nosotros los jóvenes. Y acabas de leer que es "fiestero" y nos invita a que hagamos una fiesta extrema, ¡sí! una fiesta en el desierto. Y me parece increíble el lugar que escogió el Señor para que le celebremos fiesta. Pero esto es un gran reto para nosotros ya que cualquiera es capaz de celebrar fiesta mientras esté en un lugar en el que todo se le facilite, pero organizar fiesta dónde todo es carencia y necesidad, ¡eso sí es un verdadero reto!

Ahora apliquemos esto a nuestras vidas. Hay momentos como creyentes en el que tendremos todo a la mano, prosperidad, alegría, etc. Todo pinta de super lujo. En esos momentos es muy fácil celebrar y adorar al Señor: cantar, danzar, darle al Señor.

Pero ¿qué pasa cuando comienzan los problemas? ¿Cuándo comienza a escasear todo? ¿Cuándo todo alrededor parece un desierto sin salida? Es en esos momentos, es en esa situación, es en ese lugar en el que el SEÑOR te dice: "Ei yo te he traído a este desierto para que hagamos fiesta". Ahora entiendo porque el Señor Jesús fue a celebrar su bautismo en el desierto. Ahora veo que el Espíritu Santo lo llevó al desierto a hacer fiesta en el desierto.

Así que, ya que estás aquí en el desierto déjame darte unos tips para que celebres fiesta:


1. Toma Mucha Agua (Salmo 42:1)
Creo que no tengo que explicar mucho acerca de lo difícil que es encontrar agua en el desierto. Es algo que escasea visiblemente. Y tu cuerpo pierde casi un litro de agua por cada hora bajo el sol del desierto. Al perderse agua se pierde sal, y esto provoca calambres en el abdomen, en las piernas y en los brazos y te puede causar hasta la muerte. Así que para celebrar fiesta en el desierto debes estar bebiendo del AGUA de VIDA (Juan 7:37) constantemente, aumentando tu dosis diaria de Palabra de Dios. Parece difícil porque estás cansado, agotado para buscar agua ya que no es tan visible como en otros momentos, hay quienes buscan agua hasta en un cactus y otro problema muy común y peligroso es ser engañado por los espejismos (agua que no es agua); pero hay una promesa de parte del Señor para cuando te encuentres en el desierto celebrando fiesta: Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí, Y aguas en abundancia serán extraídas para ellos (Salmo 73:10). Lo que sucederá en ese tiempo y en ese desierto es algo como lo que hizo el Señor al darles agua de la peña (Exodo 17:6). En pocas palabras, esa fiesta en el desierto la convertirá en albercada.


2. Cuidado Con La Boca (Salmo 106:24-25)
Es muy común que ráfagas de viento se suelten en el desierto (tormentas de arena), los cuáles además de aire caliente arrastran polvo y tierra. Por lo que es necesario cubrirse la boca para que no te asfixies. Esto me recuerda a que fácilmente abrimos nuestra boca cuando estamos en el desierto, pero no para festejar, sino para quejarnos o para criticar. El pueblo de Israel mientras estuvo en el desierto no entendió el propósito por el cuál fueron llevados al desierto. Por lo tanto se pasaron quejándose contra el Señor, murmurando en contra de Él y de sus siervos Moisés y Aarón. En pocas palabras, en vez de hacer fiesta se la pasaron de aguafiestas. Ten en cuenta que uno de los peligros mientras celebras fiesta en el desierto es mirar alrededor, ver toda la escasez y enfocarte en ello y no en lo que el SEÑOR está haciendo. Así que cuando te sientas tentado a quejarte por tu situación, a criticar a algún líder, a levantar un chisme contra alguien, cierra la boca para que no te asfixies en quejas. Recuerda que estás aquí para celebrar, así que alaba y adora.


3. Tu Ropa Debe Ser La Adecuada (Zacarías 3:3-5)
En un desierto debes usar ropa amplia y de colores claros para que reflejen la luz del sol y no te acalores mucho. Creo que no necesito recordarte mucho que en el momento en que recibes a Cristo en tu corazón, Él coloca sobre ti vestiduras nuevas, y estas vestiduras son blancas. Por eso es tan importante que las mantengas así, sin mancha.
Otro asunto bien importante con la vestidura es que debes cubrirte la cabeza para evitar la insolación. Y esto me recuerda que el enemigo siempre buscará atacarte con pensamientos, por lo que debes cuidar tu mente para no permitir al enemigo que te meta ideas que te hagan perder de vista que estás allí para celebrar fiesta.


4. Cuidado Con Los Animales (Salmo 22:12-13,16)
El desierto está plagado de animales muy peligrosos.
Por una parte hay animales que tanto de día como de noche estarán al asecho. Y te recuerdo que el enemigo anda como un león rugiente buscando a quién devorar (1 Pedro 5:8). Pero por otro lado también hay muchos animales pequeños pero muy venenosos: serpientes, arañas, alacranes, piojos, ácaros, avispas, etc., y me recuerda que el enemigo buscará atacarte con cosas muy pequeñas, así que ten cuidado.


Conclusión
El Señor no deja de sorprenderme. Y ahora veo que también le gusta lo Xtremo. ¡Qué manera de hacer fiesta! ¡Qué manera de ver las cosas! El mundo ve los desiertos como algo negativo, mientras que Dios ve un excelente lugar para hacer fiesta. Así que ¿estás en un desierto? Te traigo un mensaje de parte del Señor: "Te ha traído al desierto para que le hagas fiesta y le adores".
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram