Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

La Corona De Vida

Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada. (Stg 1:2-4)

¿En Diversas Pruebas?... ¡Gózate!
Santiago estaba escribiendo esta epístola a "las doce tribus que estaban dispersas" (v.2). Estos creyentes judíos estaban huyendo porque eran cazados por el emperador romano Claudio. Tuvieron que abandonar sus hogares, sus casas y su tierra y eran tratados hostilmente en todo momento -por los gentiles, que los odiaban por ser Judíos; por los judíos, que los odiaban por ser cristianos. Estos creyentes sabían lo que era estar en graves problemas y sin salida alguna.

Así que Santiago estaba animado a estos cristianos luchones a obtener una nueva perspectiva de sus circunstancias. Están en diversas pruebas... ¡gócense! En otras palabras les decía: "Cuando vengan un montón de pruebas y tentaciones a sus vidas, no los resistan como enemigos, más bien denles la bienvenida como amigos".

Casi siempre consideramos las pruebas como enemigos, ¿no es así? ¿Por qué entonces Santiago recomienda que los abracemos con gozo? La respuesta no está en lo difícil que sean, sino en lo profundo de nuestro carácter. Por eso Santiago decía: "que la prueba de vuestra fe produce paciencia" (v.3)

Paciencia En Las Pruebas... ¡Madurez!
La palabra griega para paciencia, hupomeno, literalmente significa "estar abajo". Mientras las pruebas de fe nos llueve más y más, vamos desarrollando más habilidad para estar bajo presión. El resultado es que los tiempos difíciles nos hacen "perfectos y cabales, sin que nos falte cosa alguna" (v.4b). En pocas palabras nos hacen maduros.

La madurez no viene de la noche a la mañana. No hay atajos para ser maduros. Toma tiempo -solo el Señor sabe cuánto tiempo tomará para cumplir su propósito en tu vida. Pero si tratamos de escapar de las pruebas, estaremos cortando el plan de Dios y la oportunidad de ganarnos la corona que tiene preparada para nosotros.

Resistiendo Las Pruebas... ¡Corona!
Santiago nos describe en el versículo 12: "Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman".

Que rayo de esperanza nos brinda para poder resistir la tormenta y las que sigan. Santiago nos llama "bienaventurado" o feliz, desmesurado, porque hemos aprobado -hemos pasado la prueba y perseverado a través del dolor para glorificar a Cristo en nuestros sufrimientos. La fidelidad y santidad nos harán ganar la corona de vida.

¿Te Animas O No?
Seguramente estás pasando por problemas en este momento. Hay que esforzarnos para ganar la corona de vida. Te van dos tips para mantenerte tus ojos en el Señor y tu corazón en el lugar correcto: dirigido a la victoria.

1. Las raíces se vuelven más profundas cuando los vientos son más fuertes. Los cipreses resisten las tormentas, aunque a veces parece que saldrán volando en cualquier momento. Pero entre más fuertes sean los vientos que soplen en contra nuestra, las raíces de nuestro carácter lenta y silenciosamente se profundizan y se fortalecen. Recuerda entonces que cada momento difícil al que des bienvenida es necesario y te ayudará en tu desarrollo personal.

2. No hay hoy tan profundo que Él no pueda alcanzar. Dios te encontrará aún en el dolor o sufrimiento más profundo, aún en el problema más agobiante, aún en la tormenta más cerrada. Él está contigo aun en la más densa oscuridad, cultivando en ti más fe y preparándote para conquistar esa corona de vida que aguarda al final de la prueba.

Conclusión
¿Estás peleando la buena batalla? ¿O estás danzando con los enemigos: el mundo, la carne, el diablo?
¿Estás terminando la carrera? ¿O te estás entreteniendo por una limonada o viendo a los demás correr?
¿Estás manteniendo la fe? ¿O estás cayendo en desánimo, y un poco de incredulidad?
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram