Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

¿Qué Escoges?

Las decisiones que tomas en la vida pueden hacerte una mejor persona, o llevarte al sufrimiento. Lo creas o no, nuestras decisiones afectan nuestra vida y nuestros destinos. Hay un personaje en la Biblia en quien podemos ver esta verdad: Moisés.

Por los planes de DIOS, Moisés, un chico judío, creció y fue educado dentro de la familia del Faraón de Egipto; aunque fue entrenado cuidadosamente en las cosas de la fe por su propia madre.

Es que Cuando Moisés nació, había un decreto de Faraón: dar muerte a todo bebé varón judío. Moisés fue depositado en el río por su madre biológica y fue hallado por la hija de Faraón, quien teniendo misericordia por el bebé decidió adoptarlo. Lo dio a la madre biológica, sin saber que era la mamá, para que fuese la nodriza algo así como la nana, hasta que el bebé fuese destetado. Así que fue cuidadosamente entrenado por su madre en la fe. Y después comenzó a vivir con todas las ventajas de un PRINCIPE en Egipto.

De allí hasta sus 40 años, vivió como un niño y hombre privilegiado en el palacio de Faraón, recibiendo la más fina educación. Pero aún con todo ese aprendizaje, él no estaba preparado para su propósito: Liberar al pueblo de Israel de la esclavitud. Había mucho qué aprender. De hecho, tomaría 40 años más su preparación. Pero la educación ya no sería en la comodidad del palacio, ahora sería en un desierto.

Y es que llegó el momento en que tuvo que despreciar la vida en palacio. Moisés sabía que era diferente a los egipcios. Todo lo que había aprendido de labios de su madre acerca del DIOS de Israel le recordaba que él era HEBREO. Se identificaba con su gente, sufría al verlos sufrir bajo esclavitud. Allí se pudo dar cuenta que DIOS lo había elegido para liberar a los Israelitas de ya cerca de 400 años de esclavitud y opresión. Así que atacando a un egipcio que maltrataba a un judío, lo mató. Cuando Faraón se enteró procuró matarlo, y Moisés tuvo que huir al desierto.

Moisés decidió identificarse con DIOS y su pueblo. Decidió cambiar su estilo de vida, decidió dejar los beneficios que su MUNDO le ofrecía. Decidió cambiar su vida y al mundo de su tiempo, para siempre. ¿Te imaginas? Este hombre había experimentado de lo mejor que el mundo ofrecía en su tiempo, y ahora viviendo como pastor de ovejas en el desierto.
Nota como la decisión de Moisés de identificarse con Dios y su pueblo tuvo un costo. Aún así, el decidió abrazar su llamado, su propósito, en vez de disfrutar de los placeres que tenía. ¿Qué podemos aprender? Sencillo, ¡claro que cuesta identificarse con Dios y sus planes! No por nada dijo Jesús: “Toma tu cruz y sígueme”. Debemos de renunciar a muchas cosas que nos gustan, debemos soltar las cosas que el mundo ofrece para poder abrazar lo que Jesús te ofrece. Y sí, será algo difícil. Pero la recompensa es mucho mayor.

Si Moisés hubiera decidido seguir viviendo en el Palacio, nadie se acordaría de él; porque no hubiese sido el siguiente Faraón de Egipto. Quizás hubiese tenido mucho dinero y se hubiese casado y divorciado dos o más veces. Pero NADIE lo recordaría. Pero al decidir por los planes de DIOS, no tenía los lujos del palacio, pero no le faltaba nada. No tenía muchas mujeres a su disposición o detrás de él y de su dinero, pero tenía a una mujer que lo amaba incondicionalmente. No tenía el poder y autoridad que provenía de ser un príncipe de Egipto, pero tenía el poder y la autoridad que provenía del REY de reyes y SEÑOR de señores. Con ese poder y autoridad hizo grandes señales y prodigios. Y es recordado miles de años después como el más grande libertador y profeta de Israel. Y es conocido a nivel mundial y a nivel celestial.

Si quisieramos resumir la vida de Moisés, sería así. Pasó los primeros 40 años de su vida como príncipe en un palacio aprendiendo que él era alguien importante. Pasó los siguientes 40 años de su vida como pastor en un desierto aprendiendo que él era nadie. Y pasó sus últimos 40 años de vida como libertador aprendiendo que DIOS hace de nadie alguien importante.
¿Qué decides tú? ¡Presta atención! Tu decisión puede cambiar todo en tu vida. Porque cada decisión que tomas te va formando tu carácter. Es tiempo de decidirte a encontrar el propósito de DIOS para tu vida. Aunque eso te lleve a un desierto para prepararte para algo mucho mejor y más grande en la vida. Algo tan grande, que ni siquiera te lo has imaginado.

HEBREOS 11:24: Por la fe Moisés, ya adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija del faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los placeres temporales del pecado,

Como Moisés, por la fe, tú puedes elegir lo correcto y no lo más fácil y cómodo. Que cada DECISIÓN sea de acuerdo a tu fe en DIOS. Basado en tu identidad en CRISTO. Toma la decisión de agradar al SEÑOR en todo tiempo. En cada situación. Como Moisés, es preferible dejar los BENEFICIOS de una vida fácil, por cumplir los propósitos de DIOS para tu vida.
Julito Julito Author
Anónimo dijo...

pzz creo qe estan exelentes tus escriitos
la vdd qe moises fue un gran lider lo malo qe el pueblo c qejo tanto qe nunka entraron ala tieerra promediida
solo
la nueva generacion

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram