Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

fe o religión

Siempre me preguntan: ¿cuál es tu religión?, y suelo responder de esta forma: “más que religión, tengo fe en Dios y en su Mesías”.
También tengo conocidos, y no conocidos, que al saber que me abstengo de algunas cosas a fin de mantenerme firme en mi fe, me dicen: “eres un religioso”. Déjame decirte lo que considero es la diferencia entre tener una religión y tener fe, utilizando la aventura de los discípulos en la barca, aquella que vivieron al ver venir a Jesús caminando sobre las aguas (Mt 14:22-32)



El Encuentro
  • Los discípulos estaban en graves problemas, la barca en la que viajaban corría riesgo de hundirse.
  • Como cuando vemos nuestra vida, negocio, familia, nuestra barca, a punto de hundirse.
  • De pronto, a lo lejos, ven venir a Jesús hacia ellos, haciendo algo imposible, caminando sobre las aguas. Además, gritándoles: “Tranquilos, soy yo. Aquí estoy con ustedes”. 
  • Pedro, examina la situación y comprende que si Jesús venía caminando sobre las aguas, sin hundirse, definitivamente era más seguro caminar hacia Él, que quedarse en la barca que estaba por hundirse. Así que clama por un milagro, que él pueda ir hacia donde Él está. 
  • De la misma forma, muchos hemos encontrado que hay más posibilidades de salir de la situación recurriendo a Dios, que manteniéndose en lo mismo. Total, alguien ya lo había dicho de esta forma: Si quieres resultados diferentes, tienes que hacer algo diferente. Así que muchos hemos decidido acercarnos o buscar a Dios. 
Las Diferencias
Hasta este punto se recurre a la religión, porque recurrimos a donde se nos dice o enseña que Dios puede ayudarnos a mantener a flote la barca, o si no, pues al menos saber que Dios puede hacer algo imposible como “hacerte caminar sobre las aguas”. 
Ahora, comienza la siguiente parte, activar la fe. Para ello se requiere escuchar a Dios, al encuentro con nosotros, caminando sobre las aguas, y hablándonos a través de Su Palabra, a través de su Hijo, a través de siervos suyos, instruyéndote para que puedas ver el milagro que Él hará a tu favor, tal y como instruyó a Padre al decirle: “ven”. 
Finalmente viene la diferencia. Muchos asisten o buscan de Dios esperando ver el milagro, pero cuando Dios les dice: “Ven, sal de la barca y comienza a caminar sobre el agua hacia mí”, simplemente dudan y dicen: “Eso es imposible”, “eso que pide es tonto, absurdo”, “y eso que me pide de qué me va a servir con el problema que tengo”, y terminan ignorando la instrucción.

El Religioso
Estas son las personas religiosas. Las que aseguran llegar a una iglesia (sin importar su denominación), o tener fe en Dios, pero nunca ponen en práctica lo que Dios pide, lo que el Señor les instruye a hacer. Por el contrario, los verás dudando e ignorando cada instrucción de Dios. Por ejemplo: Dudarán acerca del porque pide Dios que se honre a padre y madre; del porque pide que uno se guarde sexualmente hasta el matrimonio; del porque no debemos emborracharnos; del porque dice que no debo tener una relación con un no creyente; porque de esto o porque del otro. Así que terminan justificándose: “no seré un fanático religioso”, y deciden ignorar la instrucción de Dios, porque simplemente no creen que el Señor vaya o pueda hacer algo si ellos deciden ser obedientes a su voluntad.

El Que tiene fe
El que tiene fe actúa como Pedro, simplemente deja de creer que aquello que Dios le pide es absurdo, ilógico, imposible, o si funcionará o no, simplemente cree en lo que Jesús le instruye y actúa. Es decir, sale de la barca, coloca un pie sobre el agua y comienza a caminar dirigiendo sus pasos hacia Jesús.
Por eso digo que “yo no tengo una religión”. Es decir, no soy de los que escuchan o buscan lo que Dios pide para luego ignorarlo. Soy alguien que tiene fe, procurando poner por obra cada instrucción que Dios me da, aunque ésta parezca imposible o ridícula.
Y tú, ¿tienes fe o una religión?
  •  
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram