Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

¿Tendrás Fe Para Seguir A Jesús?

Día 5 Con Jesús
¿Tendrás fe para seguir a Jesús?
Descubre por qué y para qué te está llamando Jesús


Lectura: Mateo 4:12-25
Cuando Jesús oyó que habían encarcelado a Juan, regresó a Galilea. Pero no mucho después dejó Nazaret y se trasladó a Capernaum, junto al lago, en la región de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió la profecía de Isaías: "Tierra de Zabulón y Neftalí, que estás en el camino al mar, al otro lado del Jordán, Galilea, donde tantos extranjeros habitan: El pueblo que estaba en tinieblas vio una gran luz y al pueblo que anda en regiones de sombra de muerte le resplandeció la luz". Y desde aquel mismo instante Jesús comenzó a predicar: "Arrepiéntanse de sus pecados porque el reino de los cielos se ha acercado".

Un día, caminando Jesús a orillas del lago de Galilea, vio a dos pescadores que tiraban la red al agua. Eran Simón, mejor conocido por Pedro, y Andrés, su hermano. Jesús les dijo: "Síganme y los convertiré en pescadores de hombres". Inmediatamente dejaron la red y lo siguieron. Un poco más adelante vio a otros dos hermanos, Jacobo y Juan, que estaban sentados en una barca, con Zebedeo su padre, y remendaban las redes. Cuando Jesús los llamó, dejaron a su padre a cargo de lo que estaban haciendo y siguieron a Jesús.

Jesús recorrió toda Galilea enseñando en las sinagogas, proclamando las buenas noticias del reino y sanando las enfermedades y dolencias de la gente. Su fama llegó hasta Siria, y le traían todo tipo de enfermos: No había enfermo, endemoniado, loco o paralítico que le trajeran y a quien no sanara. Y dondequiera que iba lo seguían multitudes enormes de Galilea, Decápolis, Jerusalén, toda Judea y de los territorios al este del río Jordán.

Reflexión
Imagina lo siguiente: Estás trabajando en una tienda de autoservicio: Dominos, McDonalds, Burger, etc. Me paro en el mostrador y me dices: "¿Puedo tomar su orden?" Y yo te digo: "Deja tu uniforme y sígueme". Es muy probable que pienses que estoy loco y quizás llames a seguridad para que me echen. Pues esto es más o menos lo que pasó en la lectura de hoy; Simón, Andrés, Santiago y Juan estaban trabajando cuando Jesús les invitó y ellos sí dejaron todo para seguirlo. ¿Por qué?

Porque Jesús los llamó a hacer algo más grande que lo que hacían: pescar. Y usó términos con los que pudieran identificarse: Pescadores de hombres, pescadores de almas. Estaban siendo llamados a cambiar vidas. ¿Te imaginas? ¿Mucho mejor verdad?

Algunos han dicho que Jesús los llamó a ser pescadores, porque éste es un oficio que requiere de paciencia y de fe. ¿Tendrás la paciencia para permitir que Dios use tu vida para compartir Su mensaje de salvación a los demás? ¿Tendrás la fe para que creer que Dios te usará tu vida? Es tiempo de arrojar las redes y seguirle. Hay muchos peces que necesitan lo que tienes a quien tú conoces.

Antes de terminar tu tiempo devocional: medita en lo que el Señor te ha enseñado. Si tienes un cuaderno a la mano, anota en él lo que aprendiste el día de hoy y luego compártelo con alguien más. Esto te ayudará a recordar más fácilmente lo aprendido.

Finalmente termina tu oración orando.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram