Transfórmate.
renovando tu manera de pensar

Cuando el sufrimiento llega - dia 10

Entonces Job respondió:
»¿Acaso defienden a Dios con mentiras? ¿Presentan argumentos engañosos en su nombre? ¿Mostrarán parcialidad en su testimonio a favor de él? ¿Serán los abogados defensores de Dios? ¿Qué ocurrirá cuando descubra lo que hacen? ¿Creen que pueden engañarlo tan fácilmente como lo hacen con la gente? Si en secreto hacen inclinar los testimonios a su favor, ciertamente se meterán en problemas con él. ¿No les da terror su majestad? ¿No los deja abrumados el temor que sienten por él? Sus frases vacías valen tanto como las cenizas; su defensa es tan frágil como una vasija de barro.

»Ahora quédense en silencio y déjenme en paz. Permítanme hablar y afrontaré las consecuencias. ¿Por qué debería ponerme en peligro de muerte y tomar mi vida en mis manos? Dios podría matarme, pero es mi única esperanza; voy a presentar mi caso ante él. Esto es lo que me salvará: no soy ningún impío. Si lo fuera, no podría estar delante de él.

»Presten mucha atención a lo que voy a decir; escúchenme hasta el final. He preparado mi defensa; seré declarado inocente. ¿Quién puede discutir conmigo sobre esto? Y si demuestran que estoy equivocado, me quedaré callado y moriré.

»Oh Dios, concédeme estas dos cosas y entonces podré enfrentarme contigo: quítame de encima tu mano dura y no me atemorices con tu temible presencia. Ahora llámame, ¡y te responderé! O deja que te hable y contéstame tú. Dime, ¿qué he hecho mal? Muéstrame mi rebelión y mi pecado. ¿Por qué te alejas de mí? ¿Por qué me tratas como a tu enemigo? ¿Atemorizarías a una hoja llevada por el viento? ¿Perseguirías a la paja seca?

»Escribes amargas acusaciones en mi contra y sacas a relucir todos los pecados de mi juventud. Pones mis pies en el cepo, examinas todos mis caminos y rastreas todas mis pisadas. Me consumo como madera que se pudre, como un abrigo carcomido por la polilla.

»¡Qué frágil es el ser humano! ¡Qué breve es la vida, tan llena de dificultades! Brotamos como una flor y después nos marchitamos; desaparecemos como una sombra pasajera. ¿Tienes que vigilar a una criatura tan frágil y exiges que yo te rinda cuentas? ¿Quién podrá sacar pureza de una persona impura? ¡Nadie! Tú has determinado la duración de nuestra vida. Tú sabes cuántos meses viviremos, y no se nos concederá ni un minuto más. Así que, ¡déjanos tranquilos, déjanos descansar! Somos como los jornaleros, entonces déjanos terminar nuestro trabajo en paz.

»¡Hasta un árbol tiene más esperanza! Si lo cortan, volverá a brotar y le saldrán nuevas ramas. Aunque sus raíces hayan envejecido en la tierra y su tocón esté podrido, al sentir el agua renacerá y echará nuevos brotes como un árbol recién plantado.

»En cambio, cuando los seres humanos mueren, pierden su fuerza; dan su último suspiro, y después, ¿dónde están? Como el agua se evapora de un lago y el río desaparece en la sequía, así mismo la gente yace en la tumba y jamás se levanta. Hasta que los cielos dejen de existir, nadie despertará ni será perturbado de su sueño.

Continuará ...

Llorar Es Bueno
Las lágrimas, suelen ser lo primero que expresan nuestra pena, ese sentimiento abrumador de pérdida. Y suele venir acompañado de un deseo de estar solo y de restringir o eliminar contacto con cualquier persona. Esto es muy normal. (Si estás ayudando a alguien que ha perdido algo o alguien, no te ofendas si reacciona así contigo, no es personal, es parte del proceso de duelo).

Luego aparecen muchas reacciones de culpa (si tan sólo hubiera...) como un intento de volver hacia atrás, de conseguir de nuevo el control después de lo que nos ha pasado. Y da paso a la hostilidad hacia los médicos, amigos, familiares, hacia el mismo Dios por no haber hecho algo, etc.



El Punto
Es bueno llorar. No te avergüences por ello. Jesús lloró cuando le comunicaron la muerte de su amigo Lázaro, aún sabiendo que ¡él mismo lo iba a resucitar! Llorar no significa falta de fe o falta de esperanza. Incluso la irritabilidad y la forma tensa de reaccionar con los demás es normal. Pero no alejes a las personas de tu lado, las necesitamos.
Julito Julito Author

Por fecha

Por tema

Eres el visitante

About Author

Soy Julio César Cruz Ocaña, mejor conocido como Julito, y junto con mi esposa somos pastores de adolescentes del Centro Cristiano Filadelfia en Chiapas Mexico. ¿Te interesa saber mi edad? Soy de 1978 y tuve la oportunidad de conocer a Cristo desde los 16 años y es lo mejor que me pudo haber pasado, ya que ahora disfruto de la vida plena y abundante que solo Jesucristo puede dar. Estoy casado (desde el 2003) con una maravillosa mujer a través de la cuál el Señor me ha bendecido: Ciria; y con quien tengo la dicha de tener dos hermosas niñas: Ana Belén y Vania Daniela. Y juntos servimos al Señor cuidando y pastoreando a un montón de hijos e hijas adoptivos (mis juniors).

Follow by Email

Labels

Header Ads

Blogger templates

Latest Post

Follow Me On Instagram